Las obras de señalización afectan a las ventas en el centro de Madrid

Comenzamos a ver las señales que restringen el aparcamiento en a zona de prioridad residencial.

El problema es que en zonas como la calle Atocha las obras para colocarlas traen de cabeza a vecinos y, sobre todo, a los comerciantes.

Ya se están instalando las nuevas señales de restricción para aparcar en la zona de área de prioridad residencial que no entrará en vigor hasta noviembre.

Por ahora en zonas como Atocha el mayor problema son las obras. Sobre todo para los comerciantes que ven como nadie se acerca a comprar.

Las obras de la calle Atocha dejan un mal sonido, y dolor de cabeza a los comerciantes. Poco público se acerca a mirar y menos a comprar.

Betty lleva 7 años con su zapatería y confiesa que si no acaban las obras se seguirán hundiendo sus ventas.

Y en los hoteles cercanos más de los mismo. Y las tiendas de ropa o alimentación, mismo panorama.

En noviembre puede ser peor. Esta señal ya instalada avisa que desde esa fecha sólo podrán aparcar en las calles de el Área de Prioridad, los residentes. Algo que no todos ven con buenos ojos.

La única excepción serán los vehículos con etiqueta ambiental CERO y ECO.