La ampliación de la línea 11 de Metro incluirá una nueva estación en el barrio de Comillas

Cartel de la línea 11 de Metro de Madrid
Cartel de la línea 11 de Metro de Madrid

La ampliación de la línea 11 de Metro de Madrid entre Plaza Elíptica y Conde de Casal incluirá la construcción de la nueva estación de Comillas, en el distrito de Carabanchel, en respuesta a "una reivindicación histórica" de los vecinos de esta zona.

Los vecinos de Comillas, en Carabanchel, contentos por tener una parada de metro

Lo ha anunciado el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, junto al consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras, Ángel Garrido, durante una visita al sistema de recuperación de energía de la frenada mediante celdas reversibles de Metro de Madrid.

Estación en Madrid Río

Con la nueva estación de Comillas y la ya anunciada en Madrid Río, la ampliación sumará cinco estaciones más a la línea 11 que, en la actualidad, conecta La Fortuna con Plaza Elíptica y sólo tiene conexión con la línea 6 en esta última estación.

Gracias a la prolongación, la línea 11 conectará también con la línea 3 de Metro en Palos de la Frontera; con la línea 1, con el Cercanías y con AVE, larga y media distancia de Renfe en Atocha Renfe; y con la línea 6 y los autobuses interurbanos que dan servicio al corredor de la A-3 en el nuevo intercambiador que se construirá en Conde de Casal.

Una estación para 20.000 vecinos

Aguado ha señalado que los 20.000 vecinos del barrio de Comillas dispondrán de una nueva estación de Metro, que tendrá un coste de 30 millones de euros, en el distrito de Carabanchel, uno de los más poblados de la ciudad de Madrid, con 250.000 habitantes.

La nueva estación de Comillas, que estará situada entre Plaza Elíptica y la nueva parada de Madrid Río, va a dar respuesta a "una reivindicación histórica" de los vecinos del barrio de Comillas y del distrito de Carabanchel, ha señalado el también portavoz del Ejecutivo regional.

Las obras de ampliación implicarán la construcción de 6,5 kilómetros más de Metro, dos nuevas estaciones (Comillas y Madrid Río), y la ampliación de otras tres para acomodar el transbordo entre la línea 11 y las líneas 3, 1 y 6.

410 millones de euros

Aguado ha precisado que la Comunidad de Madrid va a invertir aproximadamente 410 millones de euros en la prolongación de la línea 11 hasta Conde de Casal, unos trabajos que comenzarán "en los próximos meses" con un plazo previsto de ejecución de 45 meses.

Una vez concluidas, estas obras contribuirán a "cerrar el último agujero que quedaba en la red de Metro", ya que en el distrito de Carabanchel había demasiados ciudadanos que no tenían acceso directo y rápido al suburbano madrileño.

Con la ampliación de la línea 11 de Metro, el número de usuarios de esta línea se triplicará de 25.000 a 75.000, y contribuirá a descargar la línea 6 al potenciar la conectividad transversal de la red en el sector sureste.

Parada en Atocha

Además, sumará una segunda parada de Metro a la Estación de Atocha, centro principal de las comunicaciones ferroviarias del país.

Según el estudio del proyecto de ampliación de la línea 11, la mayor parte de la demanda que tendrá la prolongación procede del entorno de las estaciones de Palos de la Frontera, Madrid Río (a la altura de Santa María de la Cabeza) y Conde de Casal.

Los vecinos del barrio de Comillas sumarán entre 3.800 y 4.000 viajeros al día, una demanda que, además, prácticamente se ha duplicado con respecto a los primeros estudios preliminares que se realizaron en 2017.

El año pasado, la línea 11 transportó a más de 800.000 viajeros, y se espera un incremento de demanda superior a 75.000 viajeros diarios procedentes también de los distritos de Carabanchel, Usera, Arganzuela y Retiro, por donde discurrirá la prolongación.

Energía de frenado

Junto a la nueva estación de Comillas dentro de la ampliación de la línea 11, el vicepresidente y el consejero también han visitado el sistema de recuperación de energía de la frenada mediante celdas reversibles de Metro que ahorra, cada una de ellas, el equivalente al consumo energético anual de mil hogares.

Estos sistemas aprovechan la energía procedente del frenado de trenes para el funcionamiento de otras instalaciones de la red como ascensores, escaleras mecánicas, torniquetes o luminarias, entre otras.

Cuatro equipos de recuperación

El suburbano madrileño cuenta con cuatro equipos de recuperación de energía en las subestaciones eléctricas de La Peseta (línea 11), Hospital de Móstoles (línea 12), La Moraleja (línea 10B), que ya están en funcionamiento, y Barrio del Puerto (línea 7B), que entrará en uso en el primer trimestre de 2020.Garrido ha apuntado que el proyecto piloto de las celdas se desarrolló entre los años 2014 y 2016 en la estación de Feria de Madrid, donde estos días se celebra la Cumbre del Clima.

Tras comprobar que los resultados eran muy satisfactorios, Metro de Madrid decidió emprender esta medida como parte de un plan energético, que cuenta con una inversión de 1,2 millones de euros, que permitirá no sólo ahorrar energía, sino contaminar menos y mejorar la calidad del servicio.