Una torre de 31 pisos y 6 edificios en las antiguas cocheras de Cuatro Caminos

Cocheras de Metro de Cuatro Caminos
Cocheras de Metro de Cuatro Caminos

El Gobierno de Manuela Carmena ha aprobado hoy de nuevo el plan parcial para la construcción de una torre de 31 pisos y seis edificios en las antiguas cocheras de Metro de Cuatro Caminos, tras subsanar los errores que le obligaron a anular el plan que ya había pasado por el Pleno, donde tendrá que volver.

El Gobierno de Manuela Carmena se vio obligado a anular en diciembre la aprobación inicial del plan para construir 443 viviendas en el terreno de las cocheras del Metro de Cuatro Caminos por un defecto de forma: el Ayuntamiento debía publicar las fichas urbanísticas en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid y no lo hizo.

Tras publicar estas especificaciones del planeamiento en el BOCM el pasado 30 de noviembre, la Junta de Gobierno anuló la aprobación inicial de este plan especial que permitía continuar la tramitación del proyecto y trasladarlo al pleno para su aprobación.

Con el paso dado hoy, el Ejecutivo municipal aprueba de nuevo el proyecto de forma inicial, tras lo que deberá superar el proceso de información pública de un mes antes de ser trasladado de nuevo al pleno municipal.

El proyecto que el pasado 28 de junio se aprobó de forma inicial y ahora debe tramitarse de nuevo establecía que la altura de las 6 edificaciones previstas sea ahora de entre 5 y 8 alturas como máximo, a excepción de una torre que podrá tener hasta 31 plantas.

El plan, que modifica el de Botella, afecta a una superficie total de 42.401 metros cuadrados, de los que 37.714 son las parcelas residenciales, 16.026 zonas verdes, 864 de dotaciones públicas y 10.670 de vías públicas.

La Cooperativa Metropolitan se hizo en 2014, tras la modificación parcial del PGOU, con la enajenación de las antiguas cocheras de Metro por un importe de 88,3 millones de euros.

El proyecto para la construcción de 443 viviendas, de las que 62 serían protegidas, quedó paralizado con la llegada a la Alcaldía de Manuela Carmena por una diferencia de criterio sobre el soterramiento de esta estructura. Posteriormente, se aprobó en junio de 2017 en pleno con la oposición de los ediles de Ganemos, integrados en Ahora Madrid, y la abstención del PSOE.