Tenderos del Rastro de Madrid dicen que el coche no podía frenar

colasaccidente_201082V0.wmv

Los tenderos del Rastro de Madrid, donde un conductor ha atropellado esta mañana a doce personas, confirmaron hoy que el vehículo no podía frenar por lo que se vivieron escenas de "nervios" y "tensión", hasta que chocó contra una farola que quedó destrozada, causando múltiples desperfectos en varios puestos y vehículos.

Alicia, visiblemente nerviosa, que regenta el puesto sobre el que cayó la farola y donde se encontraba el hombre de 81 años que ha resultado herido de gravedad, describió: "El señor estaba muy malito, con una brecha en la cabeza y muy golpeado".

Según recordó, el coche estaba "descontrolado", dando golpes a varios puestos y vehículos hasta el punto de que algunos "hierros de tres o cuatro puestos de arriba" alcanzaron el final de la calle, hasta que ha golpeado la farola, que ha caído sobre el puesto de Alicia.

"Nos ha salvado la vida. Estábamos montando el toldo, y de repente ves venir el coche por el ruido, te giras y ya no te da tiempo de nada", resumía una hora más tarde con el tenderete de repuesto ya montado y con la farola totalmente arrancada.

Unos cuantos metros más arriba, Amelia y Amalia, que tienen un puesto de ropa flamenca, comentaron que no les había "pillado de pura casualidad", por lo que una de ella, Amelia, había tenido "un ataque de nervios"

Según recordaron, habían visto "los hierros de los puestos volando", tal y como lo demostraba la marca en la carretera que había dejado el coche tras "derrapar". "Le habían fallado los frenos", apuntó Amalia.