Pide perdón tras atropellar a trece personas en El Rastro

El conductor de la furgoneta que este domingo arrolló a una docena de personas en El Rastro de Madrid, conocido por los vecinos como Fanes, ha pedido "perdón" por los hechos y ha reconocido que es el "culpable" de todo el incidente porque los frenos no le "correspondieron".

"Pido a todo el Rastro perdón, pido a la gente a la que haya herido que me perdonen, por favor", ha indicado el conductor, de 58 años, en una entrevista con Telemadrid, en la que ha mencionado especialmente a una de las heridas que, según cree, estaba embarazada. "Yo no la vi y la di", ha apuntado.

El hombre ha explicado que se quedó "sin frenos". "Fui a arrancar, quité el freno de mano y el coche no se encendió... y el freno no me hacía caso y cada vez cogía más velocidad", ha indicado, al tiempo que ha señalado que no le dio tiempo "a hacer nada", ni siquiera a pedir ayuda.

"Yo iba para abajo y por no dar a nadie más, me metí contra una farola", ha recordado, con los ojos llenos de lágrimas y reconociendo que fueron los "20 minutos más tremendos" que ha pasado en toda su vida. "Yo no quise hacer daño a nadie. Es una cosa que a cualquiera le puede pasar", ha apostillado.

Con la idea de no querer "matar a nadie", se estrelló con la farola, y ha insistido en que no iba con el coche corriendo porque le "daba la gana". "Porque yo soy una persona que no quiero perder mi vida. Tengo 58 años, tengo mis nietos, tengo mis hijos y al Rastro lo amo con todo mi corazón porque soy madrileño", ha insistido, al tiempo que ha manifestado que "verdaderamente" fue el culpable de todo pero porque los frenos no le correspondieron.

EL ANCIANO ARROLLADO CONTINÚA GRAVE

El anciano de 81 años que resulto herido de gravedad tras se atropellado en la mañana del domingo en el Rastro continúa ingresado en el hospital Gregorio Marañón de Madrid en el mismo estado clínico, según ha informado este lunes un portavoz del centro sanitario.

El suceso se produjo a las 8.45 horas de ayer, cuando los vendedores del Rastro estaban instalando los puestos. el conductor del vehículo, que circulaba por la calle Ribera de Curtidores, ha perdido el control y ha atropellado a doce personas y se ha chocado contra una farola, que ha caído encima de un puesto.

El conductor fue trasladado al hospital con contusiones de carácter moderado, aunque ya ha sido dado de alta. Los otros once arrollados fueron atendidos por los facultativos del Samur-Protección Civil y se les ha dado de alta en el lugar de los hechos con contusiones leves.