El hotel Ritz cerrará desde el 28 de febrero para acometer una renovación de 99 millones

Mandarin Oriental International cerrará el próximo 28 de febrero el Hotel Ritz de Madrid para someterlo a una renovación de 99 millones de euros (121 millones de dólares) que había anunciado en el momento de su compra hace más de dos años, por 148 millones de dólares, junto con el grupo saudí Olayan.

La inversión de Mandarin Oriental, que administra el hotel bajo un acuerdo de gestión a largo plazo, por su participación en la renovación del hotel se estima en 60,5 millones de dólares (49,4 millones de euros) a ser financiada a través de una combinación adecuada de capital y deuda.

Durante el cierre del hotel, cuya reforma se espera que termine a finales de 2019, su plantilla participará en diversos programas de formación o se le proporcionará asignaciones temporales en otros establecimientos de Mandarin Oriental en preparación para su reapertura.

El grupo asiático ha informado en un comunicado, de que la "extensa renovación mejorará significativamente" las instalaciones y los servicios del hotel, conservando su exclusivo carácter, que está enmarcado en el estilo 'Belle Époque' del edificio original.

En el proyecto de remodelación del hotel, que cuenta con 106 habitaciones y 47 suites, participa el arquitecto español Rafael de La-Hoz y los diseñadores franceses Gilles & Boissier.

UN ICONO DE MADRID DESDE HACE MÁS DE 100 AÑOS

El Ritz ha sido un icono de Madrid durante más de cien años y el grupo hotelero ha señalado que la amplia renovación, combinada con el servicio "ejemplar" de Mandarin Oriental, "está diseñada para asegurar su posición como uno de los hoteles más legendarios del mundo".

Desde la apertura de sus puertas en 1910, el Hotel Ritz ha sido "sinónimo de lujo, confort y excelencia en el servicio" y, con los años, se ha convertido en anfitrión de la realeza, los políticos, los magnates y las celebridades, y es una parte integral de la capital de España, ha destacado Madarin en su nota.

La ubicación del establecimiento, en el llamado "Triángulo de Oro del Arte" por la cercanías de los museos del Prado, el Thyssen-Bornemisza y el de Arte Moderno Reina Sofía, se suma a su atractivo.

Mandarin Oriental y Olayan compraron el hotel madrileño en 2015 a Belmond Spanish Holdings (la antigua Orient-Express) y Landis Inversiones (sociedad de inversión de Alicia Koplowitz) mediante una sociedad de riesgo compartido en la que cada socio ostenta el 50%.

Los nuevos propietarios anunciaron entonces que iban someter el hotel a una reforma completa -con un presupuesto estimado en 103 millones de dólares, que finalmente será en 18 millones superior-, tras la cual añadirían al nombre de Ritz el de Mandarin Oriental.