Padres y alumnos del colegio Fernández de Córdoba piden una solución

Un nutrido grupo de padres e hijos, alumnos del colegio público Gonzalo Fernández de Córdoba, del distrito de Latina, se ha concentrado delante de la Consejería madrileña de Educación para pedir una solución para la cubierta del centro, cuyos desperfectos lo mantienen cerrado desde enero.

Los manifestantes, que han recibido el apoyo del PSOE madrileño, han llegado hasta la sede de la Consejería llevando en sus cabezas cascos de múltiples colores y han gritado que quieren solución para los 450 alumnos de su colegio en medio de una sonora pitada.

"Nos gusta nuestro cole; por favor haced que podamos volver pronto", rezaba una pancarta al lado de la cual gritaban y pitaban los niños guarecidos de la lluvia bajo cartones que habían pintado simulando la cubierta que piden para su colegio.

La Comunidad de Madrid informó a comienzo de enero pasado el traslado temporal de los alumnos y del personal docente del Fernández de Córdoba al Instituto Antonio Machado, en Carabanchel, mientras se reparaba la cubierta del edificio como respuesta a un informe técnico del Ayuntamiento que recoge la existencia de problemas estructurales en la cubierta del centro.

El Ayuntamiento de Madrid no reabre el colegio porque considera que las obras llevadas a cabo por la Comunidad de Madrid en el inmueble no son suficientes y no garantizan la seguridad de los alumnos y del resto de personal.

CAUSAPIÉ: "QUE EL AYUNTAMIENTO Y LA COMUNIDAD DEJEN DE TIRARSE LOS TRASTOS A LA CABEZA"

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Purificación Causapié, ha destacado la necesidad de que los gobiernos local y regional "dejen de tirarse los trastos a la cabeza" y resuelvan este problema "fundamental" de cara a las inscripciones de los alumnos para el curso 2016-2017.

Según Causapié, el Ayuntamiento ha determinado que las obras llevadas a cabo por la Comunidad de Madrid en el colegio no son suficientes y no garantizan la seguridad de los alumnos.

Y ha apuntado que su grupo ha pedido al Ayuntamiento y a la Comunidad que renueven el convenio de rehabilitación de colegios ya que el 70% de los 247 colegios públicos de Madrid tienen más de cuatro décadas y la mayor parte de ellos necesitan importantes reformas porque padecen "deficiencias estructurales".

En una nota de prensa, el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) dice que comparte la demanda de las familias y exige a las Administraciones autonómica y municipal "entendimiento y diálogo para subsanar cuanto antes las deficiencias de la obra realizada, si las hubiere".

CCOO dice que la Consejería de Educación, a través de la Dirección General de Infraestructuras reparó un problema de goteras, pero, según el informe de finalización, reconoce que "solo han llevado a cabo una quinta parte de lo que los técnicos municipales consideraban necesario efectuar".

La presidenta de la Asociación de Madres y Padres (AMPA) del Fernández de Córdoba, Diana García, ha dicho que la Comunidad reconoce que sólo ha llevado a cabo una refacción parcial, motivo por el cual "el Ayuntamiento, como último responsable, considera que si no se ha accedido a la cubierta se desconoce el estado del resto de la estructura".

"Nos hemos dirigido a la Comunidad no sé cuantas veces; hemos presentado escritos a (la presidenta, Cristina) Cifuentes, a la Consejería de Transportes, a (el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea) Ignacio Aguado y al Defensor del Pueblo y todo el mundo nos contesta 'lo estamos mirando', pero realmente nadie está haciendo nada", ha afirmado la presidenta de la AMPA.

EL AYUNTAMIENTO NO ABRIRÁ EL COLEGIO FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA HASTA QUE LA SEGURIDAD ESTÉ GARANTIZADA

El Ayuntamiento de Madrid no autorizará la apertura del Centro de Educación Secundaria (CEIP) Gonzalo Fernández de Córdoba, del distrito de Latina, al considerar que las obras llevadas a cabo por la Comunidad de Madrid "no son suficientes para garantizar la seguridad, ya que sólo se han realizado reformas parciales en la cubierta del centro, en lugar de hacerlo en su totalidad".

Según informó el Consistorio, para los responsables municipales, la seguridad de los escolares es "prioritaria", y, por ello, no autorizará la apertura hasta que se pueda garantizar la seguridad de los niños y niñas y del profesorado. En el colegio están matriculados aproximadamente 450 alumnos.

El Ayuntamiento subrayó que en caso de que finalmente el Gobierno regional no quiera asumir las obras," tal y como ha expresado hasta el momento", pondrá en marcha el protocolo primero de apercibimiento y multa a la Comunidad de Madrid y si persiste en su decisión, el proceso de ejecución sustitutoria por lo que estas obras serían asumidas por el Consistorio.

Todo ello sin perjuicio de que, por motivos de seguridad, si fuera necesario, el Consistorio pueda intervenir de forma inmediata por ejecución subsidiaria asumiendo las obras en breve.

El pasado 7 de enero de 2016, el Ayuntamiento de Madrid decretó el cierre temporal del colegio tras un informe de la Dirección General de Control de la Edificación en el que se detectaron fallos estructurales importantes derivados de una construcción deficiente.

En concreto, se advertía de la existencia de "importantes deficiencias" en la cubierta del edificio que tienen su origen en el proceso de construcción del mismo y se alertaba de la posibilidad de "derrumbamientos incontrolados", por lo que se recomendaba su "desalojo inmediato".

Por ello, se encargó a la Comunidad de Madrid que se hiciera cargo de la reforma y se calculó que en el mes de junio 2016 ésta podría estar terminada. Mientras los alumnos tuvieron que ser trasladados a un centro localizado en el distrito de Carabanchel.

Sin embargo, la Comunidad de Madrid remitió la primera semana de febrero un informe al Ayuntamiento señalando que las obras ya habían finalizado.

La Dirección General de Control de la Edificación del Ayuntamiento de Madrid, ha remitido otro documento a la Comunidad en el que se informa de que las obras realizadas no son suficientes y se debe seguir con las mismas. Sin embargo, en escrito de la Comunidad recibido por el Ayuntamiento el pasado 18 de febrero, la administración regional insiste en que ha acabado su cometido.

LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN ASEGURA QUE YA HA REMITIDO AL AYUNTAMIENTO LA CERTIFICACIÓN DE LA OBRA REALIZADA

La Comunidad de Madrid ha comunicado que "ha cumplido" con el arreglo de las deficiencias detectadas en el colegio público Gonzalo Fernández de Córdoba, del distrito madrileño de Latina, y que así ha asumido la responsabilidad que tenía con respecto a esa infraestructura.

Van Grieken dice que su Consejería ha enviado al Ayuntamiento todos los informes de certificación de la obra ya realizada y que lo que desea su Departamento es que "los niños vuelvan al centro educativo y reanuden su rutina".

La Comunidad de Madrid informó a comienzo de enero pasado el traslado temporal de los alumnos y del personal docente del Fernández de Córdoba al Instituto Antonio Machado, en Carabanchel, mientras se reparaba la cubierta del edificio como respuesta a un informe técnico del Ayuntamiento que recogía la existencia de problemas estructurales en la cubierta del centro.