Nuevas restricciones a coches contaminantes en el centro desde el 1 de enero

Tráfico en el centro de la capital (archivo)
Tráfico en el centro de la capital (archivo)

El próximo 1 de enero entran en vigor nuevas restricciones para que los vehículos más contaminantes accedan a Madrid Central, donde no podrán entrar coches sin pegatina de la DGT -gasolina anteriores a 2000 y diésel previos 2006- a un aparcamiento privado sin ser residentes, ni con invitación.

Esta es una de las limitaciones que se incorporan en el área de bajas emisiones de la capital a partir de 2020, en cumplimiento de la ordenanza de movilidad sostenible del Ayuntamiento de Madrid, que paulatinamente endurece las prohibiciones y acaba con algunas de las excepciones vigentes.El Ayuntamiento de Madrid, gobernado por PP y Cs, enviará correos electrónicos y mensajes instantáneos para alertar a aquellos propietarios de vehículos sin distintivo ambiental que hasta ahora podían acceder a Madrid Central de que a partir del 1 de enero no podrán hacerlo.

Es el caso de los invitados por los residentes empadronados en el distrito Centro, de quienes hasta ahora accedían a aparcamientos privados o de determinados vehículos de carga de hasta 3.500 kilogramos de masa autorizada, por ejemplo las ambulancias del Servicio Madrileño de Salud más contaminantes.

También afecta a las furgonetas y vehículos sin pegatina para urgencias de suministros de agua, electricidad, gas y telecomunicaciones en la vía pública, los que acuden a entregar medicamentos y a recoger residuos farmaceúticos o incluso a los vehículos más antiguos de la Dirección General de Tráfico.Desde el 1 de enero tampoco podrán acceder los coches con distintivo B de las autoescuelas situadas en el interior de Madrid Central, según detallan fuentes municipales. En cambio, podrán seguir circulando los residentes empadronados en Madrid Central o los que trasladen a personas con movilidad reducida.

El Consistorio madrileño informó la pasada semana de que este jueves se decidirá en Junta de Gobierno sobre si extender los permisos especiales de paso a determinados vehículos como las furgonetas de reparto sin pegatina ambiental o los padres y madres de niños escolarizados en el interior de este área.

Además, a partir de 2020 los coches sin distintivo ambiental de a DGT, también conocidos como vehículos A, no podrán aparcar en la zona con parquímetro, a excepción de los residentes que solo podrán estacionar en su propio barrio.

El Ayuntamiento de la capital ha enviado cartas a los 42.000 madrileños que poseen un vehículo sin pegatina, ha colocado folletos informativos en los parabrisas e informa al respecto en los paneles de la M-30.El veto al aparcamiento de los coches más contaminantes en la almendra central forma parte del calendario con el que la capital pretende expulsar de forma definitiva a estos vehículos en 2025 y que tiene como siguiente hito 2022, cuando estos coches tampoco podrán atravesar este área.

En 2023 quedarán también fuera de la M-30 y en 2024 solo los vecinos podrán usar estos coches en la capital, que quedarán desechados en todos los casos en 2025.