Lissavetzky considera "trilerismo contable" el superávit de Madrid

El portavoz municipal socialista, Jaime Lissavetzky, ha manifestado este miércoles que el superávit de cerca de 1.000 millones con el que el Ayuntamiento de Madrid espera cerrar el ejercicio de 2013, y que fue conocido ayer, es "una engañifa" y lo ha calificado de "artificial" y "ficticio".

"Una cosa es lo que están anunciando y otra cosa es lo que está ocurriendo en la realidad", ha considerado en una rueda de prensa para analizar el presupuesto de 2014 para los distritos de la capital.

El portavoz municipal socialista ha añadido que, en todo caso, este superávit en las cuentas municipales provendría "de lo que se ha quitado a los madrileños, de la subida brutal de impuestos que ha habido en el municipio y de haber pedido a los bancos más dinero, refinanciando una deuda que ha aumentado".

Lissavetzky ha cuestionado, además, por qué si se contaba con este margen no se ha optado por "un contrato de limpieza viaria que evitase la huelga de 13 días, en vez de uno que va a empeorar la calidad del servicio; o por qué no se ha empleado este dinero en pagar la extra a los trabajadores del Ayuntamiento; o se han hecho unos recortes tan enormes en servicios sociales esenciales, como la ayuda a domicilio, las políticas a las personas mayores o se ha disminuido la inversión en la agencia de empleo".

VACIADO DE COMPETENCIAS

El portavoz municipal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha afirmado este miércoles que desde 2003 se habría producido un descenso del 83 por ciento en lo presupuestado para los distritos de la capital --según cálculos recogidos por el partido--, y ha criticado su "vaciado de competencias". Durante la rueda de prensa para el análisis de los presupuestos dispuestos por el Gobierno municipal para el próximo año 2014 en los 21 distritos de Madrid, Lissavetzky ha estado acompañado por el portavoz adjunto del grupo, Diego Cruz, y la portavoz socialista de Economía y Hacienda, Noelia Martínez.

En este sentido, el portavoz socialista ha afirmado que desde 2003 el presupuesto para distritos del Ayuntamiento se habría visto reducido un 83 por ciento, de los 111,2 millones de euros invertidos ese año a los 18,8 recogidos para el próximo ejercicio 2014.

"Recortar en los distritos es hacerlo en servicios sociales y públicos esenciales, en ayudas a domicilio, en deporte y en cultura, la más afectada", ha manifestado el portavoz; quién, además, ha denunciado el "vaciado de competencias" que se habría producido en las demarcaciones de Madrid.

Otro aspecto que ha resaltado Lissavetzky es la "caída" del gasto por habitante en cada uno de los distritos, al tiempo que ha pedido al Ayuntamiento la creación de un mecanismo que permita combatir los "desequilibrios territoriales". A modo de ejemplo se ha referido a Carabanchel, el distrito que considera el "más maltratado" y cuyo gasto por habitante estaría "muy por debajo de la media"; otros en similar situación serían San Blas-Canillejas o Villa de Vallecas.