Justicia se compromete con los joyeros a cambiar la ley contra la reincidencia

El Ministerio de Justicia se ha comprometido hoy con el Gremio de Joyeros, Plateros y Relojeros de Madrid a acometer una reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y del Código Penal para atajar la reincidencia y mejorar así la seguridad de este gremio. El secretario general del gremio, Armando Rodríguez, se ha reunido hoy con el secretario de Estado de Justicia, Fernando Román, para trasladarle la inquietud de los joyeros por la gran cantidad de robos que sufren, muchos de ellos cometidos por delincuentes reincidentes a los que los jueces tienen que dejar en libertad poco después de ser detenidos por la Policía.

Rodríguez ha explicado que los joyeros han aportado al Ministerio extensa documentación para argumentar que es necesario un cambio en la legislación actual que evite que los delincuentes multireincidentes queden en libertad y vuelvan a atracar joyerías.

El secretario de Estado les ha asegurado que "una finalidad inmediata del Gobierno" es "sin duda ninguna" acometer sendas reformas de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y del Código Penal, que se llevarán a cabo "a la mayor brevedad técnicamente posible", ya que hay que redactar los textos y superar el trámite parlamentario correspondiente.

El representante de los joyeros ha afirmado que ha salido de la reunión "francamente contento y esperanzado", ya que "no era razonable mantener impunemente" a esos delincuentes.

El encuentro de hoy se ha producido un día después de que el Gremio de Joyeros, Plateros y Relojeros de Madrid mantuviera ayer con la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, la primera reunión del grupo de trabajo creado para prevenir la delincuencia en el sector, en el que se aprobará un plan específico.

En la misma se acordó reforzar la vigilancia policial en el entorno de las joyerías para prevenir robos, sobre todo en la modalidad de butrones, así como conseguir una mayor coordinación y eficacia con las empresas de seguridad correspondientes y atajar el tráfico ilegal de materiales preciosos robados, según ha recordado Rodríguez.