Flores mandó imprimir 17.500 entradas y paralizó la venta al llegar a 9.650

El principal acusado por la muerte de cinco jóvenes en la macrofiesta de Halloween del Madrid Arena el 1 de noviembre de 2012, Miguel Angel Flores, ha afirmado que encargó la impresión de 17.500 entradas para el evento y que la venta se paralizó al llegar a 9.650 el día de antes.

Durante su declaración en la Sala Cero de la Audiencia Provincial de Madrid, el empresario ha respondido a las preguntas de la fiscal Ana Muñoz y ha explicado que la venta de entradas para la macrofiesta se paralizó (tanto en venta online como física) al llegar a las 9.650 entradas vendidas.

Después ha afirmado que las entradas físicas vendidas fueron "algo más" de 5.600 y el resto de las mismas fueron vendidas por Internet a través de 'ticketmaster' y 'ontiket'. En ese momento, la fiscal le ha recordado que en el Juzgado de Instrucción había declarado que las entradas físicas vendidas fueron 4.000.

Flores ha señalado entonces que por Internet vendió 5.578 y la fiscal le ha dicho que "no salen las cuentas". Flores ha puntualizado que tiene que "comprobar los datos".

Por otro lado, ha explicado que mandó a la imprenta 'Pedraza' la impresión de 17.500 entradas, aunque no recuerda la fecha. Estas se vendían, según el acusado, en lotes de 25 entradas. El primer pedido fue de 25.000 entradas. Además ha indicado que la venta de las mismas se distribuye "en tramos" desde verano a un precio menor, y que se van liquidando "semana tras semana". El primer lote que se distribuía era de 5.000 entradas.

Esas 5.000 entradas puestas en circulación se liquidaban, según Flores, a la semana, y se sacaba un nuevo lote de 3.000 entradas. Además, ha indicado que "según sube el mes aumenta el precio, costando en puerta 40 euros", cuando se pusieron a la venta por un precio de 22 euros.

Además, el principal acusado ha afirmado que no era necesario un recuento de las entradas sobre la venta ya que de ello se encargaba un programa informático. "Al haberse vendido por tramos, lo que se hace es registrar todas las entradas para verificar las que se han pasado por las que se han vendido".

FLORES: "NO HUBO REUNIONES PARA ORGANIZAR LA SEGURIDAD DEL EVENTO"

Miguel Ángel Flores ha destacado que "no hubo reuniones para organizar la seguridad del evento", la cual no era su competencia. Flores ha hecho estas manifestaciones en respuesta a preguntas de la fiscal durante la segunda sesión del juicio por la tragedia del Madrid Arena, que ha comenzado con la proyección de un vídeo con imágenes de la avalancha en la que murieron las cinco jóvenes

"No tengo competencia en seguridad", ha destacado Flores quien ha defendido que la suya es con la hostelería y los espectáculos.

Ha explicado que en cada evento que celebra en este recinto mantiene una reunión de seguridad a la que asisten los responsables de Policía Municipal, Policía Nacional, Delegación de Gobierno, Seguriber y Madridec. Ahora bien, ha subrayado que para la macrofiesta de Halloween "no hubo esta reunión".

Sobre este asunto, ha precisado que pese a no tener competencia en materia de seguridad, tampoco le hubieran permitido tener otra empresa diferente a Seguriber para la seguridad exterior del evento. "No me lo hubieran permitido", ha destacado.

Igualmente, se ha desmarcado de la seguridad interior que corrió a cargo de la empresa Kontrol 34, pese a que la contrató Diviertt, la compañía de Flores. "Esta empresa selecciona a personal pero no es de seguridad sino que son auxiliares y controladores de acceso. No tienen competencia en seguridad", ha agregado.

FAMILIARES Y ABOGADOS DE LAS VICTIMAS ACUSAN A FLORES DE MENTIR

Isabel de la Fuente, madre de Cristina Arce, así como los abogados de otras dos de las jóvenes fallecidas en la fiesta de Madrid Arena han acusado a Miguel Ángel Flores de mentir durante su declaración de hoy en el juicio que se celebra contra él y otros catorce encausados por esta tragedia. "Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo", ha dicho De la Fuente a los medios en la puerta de la Audiencia Provincial de Madrid, ya que está convencida de que vendió más entradas de las que debía, algo que Flores niega.

De la Fuente ha criticado que Flores solo quería eludir responsabilidades: "Solo le ha faltado decir que él no es el promotor", ha afirmado.

Por su parte, los abogados de Rocío Oña y Belén Langdon han calificado de "auténtico despropósito" el baile de cifras sobre el número de entradas vendidas para la fiesta.

Consideran que "se ha ido contradiciendo" durante su declaración y que Flores tenía "temor" a las preguntas que le pudieran formular las acusaciones particulares, las cuales se ha negado a contestar. "Tendría que haber dado la cara", han añadido.

No obstante, los letrados le han advertido de que "las mentiras tienen las piernas muy cortas".

Los abogados aseguran que la estrategia de defensa de Flores es "desviar toda la responsabilidad hacia Madrid, Espacios y Congresos y al Ayuntamiento" y se preguntan por qué después de haber celebrado más de 30 eventos en el Madrid Arena, Flores nunca ha comprobado que existieran las licencias para celebrar fiestas de este tipo. "¿Qué tiene que pasar en el Madrid Arena para que los políticos tomen medidas?", han inquirido.

UN VÍDEO INÉDITO MUESTRA EL HORROR Y LA ANGUSTIA QUE SE VIVIÓ EN EL MADRID ARENA

La segunda jornada del juicio por el Madrid Arena ha comenzado con la proyección de un vídeo que contiene imágenes inéditas y angustiosas de la avalancha humana ocurrida a las 03.35 horas del 1 de noviembre de 2012, en la que murieron tres de las cinco jóvenes que perdieron la vida en la tragedia.

En el vídeo, nunca visto hasta ahora, aparece una multitud de personas atrapadas en el vomitorio mientras los vigilantes de Kontrol 34 tratan a la desesperada de sacar a los jóvenes del tapón que se forma en el interior.

Se trata del lugar donde murieron Rocio Oña, Katia Esteban y Cristina Arce, ya que Belén Langdon falleció dos días más tarde en el hospital y Maria Teresa Alonso murió el 29 de noviembre. Las imágenes muestran a los vigilantes, identificados con chalecos amarillos, sacando a tirones a todas las personas atrapadas e incluso como algunos de ellos se suben encima de las personas para tratar de rescatar a los jóvenes.

Un vídeo que muestra el horror, la angustia y la desesperación que se vivió durante los veinte minutos que permaneció el tapón humano en el vomitorio del pabellón. En un momento dado, cuando la situación está ya fuera de control, se observa cómo se encienden un par de bengalas, una en el vomitorio y otra a escasos metros del lugar de la avalancha. Ambas, posteriores a la formación de la avalancha.

Acto seguido, la situación se recrudece y se vuelve más dramática al ver como los vigilantes no logran evacuar a las personas atrapadas, que sacan las manos como pueden para ser rescatadas. Los procesados, con Miguel Ángel Flores en primera fila, contemplaban las imágenes sin apenas pestañear mientras la madre de Cristina Arce, Isabel de la Fuente, se echaba la mano a la boca.

Igualmente, en la sala de prensa habilitada para seguir el juicio, las decenas de periodistas acreditados observaban estupefactos las imágenes, que han causado un gran impacto tanto en la sala como entre los medios de comunicación.

Más tarde se ha proyectado un segundo vídeo que reproduce las imágenes de la inspección ocular que se realizó el 26 de noviembre de 2012 y a la que asistieron todas las partes involucradas en el procedimiento. En ellas se ve un pabellón completamente vacío, los diferentes anillos, salas y accesos así como imágenes del vomitorio donde ocurrió la tragedia.

Ya en un tercer vídeo, con las imágenes del diario El Mundo, aparecen exteriores del pabellón y escenas del interior en las que los asistentes tratan de abandonar el recinto. Todas ellas posteriores a la tragedia. En un momento dado se ve al acusado Francisco del Amo, que era coordinador de proyectos del departamento de operaciones de Madridec, abandonar el lugar mientras que en otra escena aparece Flores de espaldas saliendo por un pasillo acompañado de dos personas.

Una de las imágenes más impactantes es la de un vigilante de seguridad, con chaleco amarillo, que se lleva la mano a la boca en una esquina del pabellón mientras agacha la cabeza tratando de vomitar.

Por último, se ha proyectado la maqueta virtual del Madrid Arena aportada por la Fiscalía que muestra con detalle todas las estancias del recinto y los exteriores del pabellón.