Ciudadanos registra una proposición para paralizar Madrid Central hasta que haya consenso

La Plataforma de Afectados de Madrid Central comienza a recoger firmas para retrasar el plan
La Plataforma de Afectados de Madrid Central comienza a recoger firmas para retrasar el plan

El grupo de Ciudadanos (Cs) en la Asamblea de Madrid ha registrado una proposición no de ley (PNL) para paralizar de manera "urgente" la entrada en vigor de 'Madrid Central' hasta que no se acuerde un consenso con la Comunidad de Madrid y con los cientos de miles de madrileños afectados.

El objetivo de la PNL es que el Gobierno regional inste al Ayuntamiento a paralizar el cierre al tráfico del centro de Madrid, previsto el 30 de noviembre, hasta que se abra "un proceso de información pública previo" y que los afectados -ciudadanos, trabajadores y autónomos- puedan presentar alegaciones.

Entre estos colectivos se hallan trabajadores y autónomos de la la hostelería y el comercio, el turismo, la cultura y los espectáculos; empleados y personal que presta servicio en Administración de Justicia, entre otros, según el texto de la PNL, registrada por el diputado Juan Rubio.

Cs solicitad la implantación de sistemas informativos que permitan conocer tanto "el grado de ocupación de las reservas de carga y descarga", como el de "todos los aparcamientos de uso público existentes" dentro del área de Madrid Central.

La PNL busca, además, "establecer y ejecutar con el Consorcio Regional de Transportes un Plan de Movilidad en transporte público" que incluya "el incremento de la oferta actual de transporte público y la ampliación de horarios".

FLEXIBILIZAR LOS CRITERIOS DE ACCESO

Además, Cs busca flexibilizar los criterios de acceso de los ciudadanos "por asuntos sanitarios o escolares", además de permitir el acceso hasta el 31 de diciembre de 2020 para vehículos de reparto sin distintivo ambiental con masa máxima autorizada no superior a 3.500 kilogramos.

Otro de los puntos de la PNL es crear "una línea de subvenciones con presupuesto municipal para la renovación de vehículos comerciales e industriales en coordinación con el programa de ayudas PIVCEM-Madrid".

También se busca "permitir la circulación de vehículos por calle Gran Vía y el tramo de calle Alcalá comprendido entre Gran Vía y Plaza de Cibeles", añade la proposición.

Además, reclama la sustitución de los carteles que están implantándose en Madrid Central por "una señalización intuitiva y comprensible por la ciudadanía que indique la prohibición de circulación salvo a vehículos autorizados".

Cs también considera que la puesta en marcha debe esperar hasta la finalización de las obras de Gran Vía, calle Carretas y calle Atocha, según la proposición registrada el 24 de octubre.

'Madrid Central' restringe la circulación de todos los vehículos que no cuenten con etiqueta ambiental en un área de 472 hectáreas delimitada por las calles Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, Paseo de Recoletos, Paseo del Prado, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Ronda de Toledo, Gran Vía de San Francisco, Bailén, Plaza de España, Princesa y Serrano Jover.

El plan merece "un intenso debate entre Ayuntamiento, Comunidad de Madrid y colectivos de ciudadanos que se verían afectados", entre ellas personas que acuden a la zona a trabajar, llevar sus hijos al colegio, disfrutar de la oferta de ocio, además de miles de pymes, pequeños comercios, transportistas y autónomos que ven peligrar sus negocios, añade.

Cs considera que la medida pondrá en "serio peligro más de 30.000 empresas y puestos de trabajo", además de sembrar "el caos" en el transporte público que, por "falta de coordinación entre Ayuntamiento de Madrid y Comunidad, será incapaz de absorber la demanda" que las restricciones del tráfico rodado pueden derivarle.