Bacalao, del mar a las cazuelas madrileñas