La Asamblea pide que se asuman responsabilidades políticas por la gestión del amianto

La Asamblea de Madrid ha reclamado hoy al Gobierno regional que elabore un plan para eliminar el amianto de toda la red de Metro y reclama que se asuman "responsabilidades políticas" tanto dentro de la empresa pública como en la Consejería de Transportes por lo que considera una gestión "negligente". Podemos, PSOE-M y Ciudadanos han votado a favor de esta proposición no de ley presentada inicialmente por la formación morada, mientras que el PP ha votado en contra.

La propuesta, que por su naturaleza no tiene carácter vinculante, ha sido modificada con una enmienda transaccional pactada con el grupo socialista.

En el texto inicial, Podemos solicitaba "el cese del consejero delegado de Metro, Borja Carabante, por su falta de diligencia a la hora de afrontar la problemática derivada de la presencia amianto en infraestructuras y material móvil de Metro de Madrid".

Finalmente, la iniciativa aprobada pide "asumir las responsabilidades políticas derivadas de la negligente gestión" sobre la presencia de amianto en la red, tanto dentro de Metro, principalmente por parte de Carabante, pero también dentro de la Consejería de Transportes, Vivienda e Infraestructuras.

UN MES PARA APROBAR UN MAPA DEL AMIANTO EN EL METRO

La proposición también reclama "elaborar en el plazo de un mes desde su aprobación un mapa de lugares con amianto" que incluya estaciones, subestaciones o túneles depósitos de Metro. Asimismo, solicita una estrategia para "el desamiantado (o de encapsulado donde proceda) de las infraestructuras y material móvil" de la red y "la retirada del material móvil afectado por partes móviles".

Por otro lado, insta al Gobierno regional a "elaborar un estudio completo de la posible afectación derivada de la exposición del amianto o fibrocemento" tanto en trabajadores de Metro como en usuarios de la red. "En política las responsabilidades no se heredan", ha dicho previamente la consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, en su comparecencia a petición del grupo socialista sobre este asunto.

Gonzalo ha asegurado que Carabante no formaba parte en 2011 del consejo de administración que gestionó la venta por parte de Metro de Madrid de 24 coches al suburbano de Buenos Aires, al tiempo que ha insistido que el consejero delegado ha sido la persona que "más ha hecho por poner solución a un problema".

LA CONSEJERA DICE QUE LOS SINDICATOS CONOCÍAN LA EXISTENCIA DE AMIANTO EN LAS INSTALACIONES DESDE 2006

La consejera ha remarcado que los sindicatos con representación en Metro conocían la existencia de amianto en la red desde el año 2006, cuando se les notificó que se procedió en 2003 a hacer un recuento de los elementos, a retirarlos y a "encapsularlos". Así consta en un acta de abril de 2006 de una reunión del Comité de Seguridad y Salud de Metro, que refleja que en 2003 se eliminó el mineral de almacenes y trenes clásicos y se sustituyó por otro material, salvo de 22 de los trenes clásicos que no pudieron cambiarse por otro.

En el documento facilitado por el Gobierno, posterior a la prohibición en España de la manipulación o comercialización de amianto en 2002, dice que este material solo estaba presente en 2003 en la uralita de 61 estaciones. "La normativa permite conservar y utilizar los elementos con amianto hasta el final de la vida de los mismos", subraya el acta, que recuerda que su presencia no significa que "el personal esté en riesgo" si no se manipula.

Gonzalo ha recalcado que "multitud de instalaciones" como casas o la EMT contienen amianto, al igual que el Metro de Barcelona.

Desde 2006, ha señalado, los sindicatos preguntaron por el amianto solo una vez más, en 2008, y no volvieron a hacerlo hasta el año 2017, cuando se conoció el caso del primer trabajador enfermo de un tipo de cáncer vinculado a la exposición a este material tóxico.

Por otro lado, ha criticado que CCOO y el Sindicato de Maquinistas no hayan apoyado la comisión de seguimiento de las actuaciones para la eliminación del amianto, que sí acordaron con el resto de los sindicatos y ha añadido que la huelga convocada por el colectivo "tiene carácter político".

CONCENTRACIÓN DE TRABAJADORES

Mientras comparecía la consejera, los maquinistas se han concentrado a las puertas de la Asamblea para denunciar la "mala gestión" del consejero delegado de Metro, Borja Carabante, ante el caso del amianto.

Juan Antonio Ortiz, portavoz del Sindicato de Maquinistas, ha asegurado que el jueves pasado entregaron un documento a Carabante para que se hiciera "responsable de la salud de los trabajadores y de los viajeros", que no quiso firmar y, por ello, piden su dimisión.

Este jueves ha tenido lugar la última jornada de paros parciales convocados por los maquinistas del suburbano como protesta por la gestión de la empresa en este asunto, con un seguimiento del 100 % según los convocantes.

Metro de Madrid, por su parte, asegura que han circulado el 70 % de los trenes de un día normal.