Ángel Garrido toma posesión de su cargo como presidente de la Comunidad de Madrid

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, se ha comprometido hoy en la toma de posesión de su cargo a gobernar con "colaboración y lealtad institucional a todos", con la intención de "fortalecer" desde la región una España que desea que esté libre de "imposiciones" y "proyectos rupturistas".

En el discurso de la toma de posesión de su cargo, celebrado en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Garrido ha ofrecido "colaboración y lealtad institucional a todos y en especial a las demás administraciones", incluyendo las otras comunidades autónomas que integran España. "Una España que no concebimos privada de ninguna de sus partes, ni tampoco sometida a otra política que no sea la del respeto a la Constitución y las leyes, la tolerancia y el reconocimiento de la diversidad, sin imposiciones ni proyectos rupturistas", ha dicho.

CONTAR CON TODOS

"Una España a la que desde Madrid queremos fortalecer, apoyar e impulsar, y a la que me gustaría enviar ahora, en nombre de todos los madrileños, este mensaje de solidaridad y de concordia", ha añadido. Garrido se ha comprometido a "contar con todos" para impulsar su programa de gobierno, "escuchando a los distintos sectores de la sociedad madrileña, sin excluir a nadie, anteponiendo siempre el interés general, y de acuerdo con la vocación integradora de esta Comunidad".

Al acto han acudido la vicepresidenta primera, Soraya Sáenz de Santamaría; la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal; la ministra de Empleo, Fátima Báñez; y el presidente del PP de Madrid, Pío García-Escudero.

También han asistido dos expresidentes madrileños Joaquín Leguina, del PSOE, y Alberto Ruiz-Gallardón, del PP, en su primer acto público desde que fue citado como investigado en el caso Lezo. Asimismo, han estado los portavoces parlamentarios de la Asamblea de Madrid con la excepción del de Ciudadanos, Ignacio Aguado, que tenía previsto prácticamente a la misma hora una reunión con la presidenta de la AVT, Maite Araluce.

CIFUENTES

Garrido ha dado las gracias en su discurso a su antecesora, Cristina Cifuentes, que dimitió el pasado 25 de abril después de semanas de polémicas por las irregularidades del máster en la Universidad Rey Juan Carlos y la publicación de una información en la que se le atribuía un supuesto hurto en un supermercado en 2011. "Debo agradecer su colaboración y apoyo a quienes han sido mis compañeros del Consejo de Gobierno durante esta Legislatura, a la Presidenta Cifuentes, naturalmente, y a todo mi equipo y al personal de la Consejería de Presidencia, Justicia y Portavocía que ha trabajado junto a mí en este tiempo", ha comentado.

Ha sido la única mención a Cifuentes en una intervención donde Garrido ha dicho que, "en la medida de lo posible", va a "tratar de hacer compatible" sus responsabilidades como presidente con la vida personal para seguir "siendo el mismo" que hasta ahora. "Confío en sacar tiempo para mi familia y mis amigos, sin dejar por ello de trabajar intensamente por Madrid. Porque honestamente creo que en política no debe separarse la dimensión humana de la profesional, y que es positivo mantener las dos", ha manifestado.

Garrido, que fue investido presidente el pasado viernes en la Asamblea de Madrid con los votos a favor del PP y de Ciudadanos, ha destacado que en sus 35 años de historia la Comunidad de Madrid "se ha consolidado como una administración pública que ha aportado mejoras muy importantes a la calidad de vida de los madrileños". Entre sus "logros", ha mencionado la dotación de unos servicios públicos "que en algunos casos, como la sanidad, la educación o el transporte, son de alta calidad", así como "el impulso a la economía y la creación de empleo".

"El programa político que hace tres años puso en marcha el Gobierno de la Comunidad de Madrid responde a esos objetivos, ha dado buenos resultados, y merece ser ahora actualizado, completado y valorado", ha apuntado. En este sentido, Garrido se ha propuesto "culminar ese trabajo con la máxima dedicación y con toda la eficacia de la que es capaz la administración regional y sus trabajadores públicos".

También se ha comprometido a "rendir cuentas de esa labor dentro de un año", al final de la legislatura, "para que cuando los ciudadanos vuelvan la vista atrás comprueben que la región ha avanzado, que ha dejado atrás algunos problemas y que está mejor preparada para afrontar otros". "Como persona con alguna experiencia ya en política, les diré que no voy a renunciar ni al ahorro, ni a la prudencia. Pero además les doy mi palabra de que, como Presidente de todos los madrileños, trataré de comportarme con generosidad, con coraje y con franqueza", ha declarado.