Ahora Madrid pospone el pacto con el PSOE para eliminar calles franquistas

El grupo municipal de Ahora Madrid ha decido posponer el pacto con el PSOE para eliminar las calles franquistas y ha permitido con su abstención y la de Ciudadanos y los votos en contra del PP el pleno municipal no debata hoy la moción urgente presentada por los socialistas.

La portavoz municipal, Rita Maestre, ha anunciado la abstención del grupo que encabeza Manuela Carmena -que en la práctica ha impedido debatir y votar la propuesta del PSOE para preparar un plan en cuatro meses- poco después de que la socialista Purificación Causapié anticipase el previsible apoyo del grupo de Gobierno.

Según explicó Causapié, que apuntó que Ahora Madrid había realizado "alguna sugerencias" al texto inicial del PSOE, el acuerdo ordenaba realizar un plan y delimitar las calles y espacios afectados que hagan "clara mención a acontecimientos relacionados" con la dictadura para sustituirlos "en muy poco tiempo" por nombres de mujeres o luchas y reivindicaciones históricas de la defensa de la dignidad y los derechos humanos.

Ambos grupos habían pactado una enmienda transaccional para sacar adelante en cuatro meses el cambio de nombre de las calles franquistas, después de que ayer un abogado demandase al Consistorio por el mantenimiento de esa nomenclatura y el incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.

El grupo del Gobierno se ha abstenido pese a estar de acuerdo con el fondo de la proposición pues, según ha explicado en el pleno la portavoz de Ahora Madrid, Rita Maestre, un asunto como ese merece un espacio específico en un pleno ordinario o incluso la convocatoria de uno extraordinario."Ya estamos haciendo un trabajo, tenemos un plan pero consideramos que un debate de estas características debe hacerse en un espacio menos corto de tiempo", ha comentado Maestre, lo que ha despertado gestos de estupefacción en la bancada socialista.

CAUSAPIE DEL ANUNCIO AL LAMENTO

Por su parte, la portavoz del PSOE, Purificación Causapié, ha dicho en el pleno que en un asunto como ese "nunca se pueden poner como excusa las formas" y que lo importante es si hay un acuerdo porque es "urgente" poner en valor en el Ayuntamiento la ley de la memoria histórica. "Lo importante es si nos comprometemos con eso. Nos ha llamado mucho la atención esta propuesta después de que ayer por la noche incluso recogimos una transaccional del grupo Ahora Madrid", se ha quejado Causapié.

Por su parte, la portavoz del PP, Esperanza Aguirre, ha aseverado que se pretendía aprobar "de urgencia y con nocturnidad" una moción que, según ella, no había sido ni repartida a los grupos municipales. "La Ley de Memoria Histórica está vigente desde el año 2007, no parece que fuera una cuestión tan urgente", ha añadido.

No obstante, Aguirre ha apuntado que no quiere rehuir el debate sobre la revisión de la nomenclatura de callejero madrileño y ha recordado que ya el PSOE y el PCE, durante los gobiernos municipales de Enrique Tierno Galván y Juan Barranco, devolvieron a calles de Madrid el nombre que tenían antes de la dictadura de Franco. Sin embargo, ha calificado de "disparatado" revisar ahora el nombre de las calles, porque "la historia es la historia" y los políticos no se pueden "poner a historiadores".

Aguirre ha rechazado juzgar a ahora si "Muñoz Seca, Ortega y Gasset, Marañón o Jardiel Poncela se les quita una calle porque en algún momento apoyaron a Franco".

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, ha comentado que un asunto como el de la memoria histórica no se puede "despachar" con una moción de urgencia, sin avisar y por la noche, y después, a preguntas de los periodistas, ha achacado la decisión de Ahora Madrid a que este grupo ha "tenido claro" que la moción del PSOE "era una herramienta electoralista". Villacís ha instado además a hacer cumplir la ley ya existente de memoria histórica.

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, ha reconocido después ante los periodistas que su grupo ha cambiado de opinión y ha decidido dejar esta iniciativa para el pleno de diciembre al entender que este debate merecía un espacio propio y "de calado" para su debate por el resto de los grupos.

"No tenía sentido debatirlo como cuestión de urgencia", ha proseguido la portavoz de Ahora Madrid, que ha negado que esta decisión se deba a un cálculo por electoralismo, sino a una decisión para "relanzar" la iniciativa junto a la ciudadanía, con la que ya trabaja el equipo de Gobierno municipal.