Estados Unidos impide el acuerdo sobre cambio climático en el G7

El G7 firma en Taormina una declaración de lucha contra el terrorismo

Llamamiento a los proveedores de internet y redes sociales para "incrementar sus esfuerzos en la localización de contenido terrorista"

El G7 pide a Irán y Rusia presionar a Asad para poner fin al conflicto sirio

Los líderes del G7 en Taormina

internacional

| 26.05.2017 - 18:43 h
REDACCIÓN

Los líderes del G7 no lograron hoy un consenso sobre la lucha contra el cambio climático y el Acuerdo de París porque Estados Unidos está revisando su postura sobre la materia y no tomará una decisión hasta dentro de unas semanas, dijo el primer ministro italiano Paolo Gentiloni. "Hay una cuestión que permanece en suspenso: los acuerdos de París sobre el clima. El Gobierno estadounidense tiene una reflexión interna en curso sobre los Acuerdos de París" (2015), dijo Gentiloni a la prensa durante la cumbre del G7 que se celebra hoy y mañana en la ciudad siciliana de Taormina.

El primer ministro italiano, que ejerce de anfitrión de la reunión, dijo que el resto de países "toman nota" de este proceso.

Añadió que los socios de Estados Unidos en este foro confirmaron su "compromiso y determinación" en cumplir el Acuerdo de París y confían en que una vez que Estados Unidos resuelva sus cuestiones internas el país querrá participar.

"Estados Unidos ha confirmado que tiene en marcha una reflexión en base a la cual tomarán sus decisiones que esperamos sean positivas en los próximos días o semanas", dijo el italiano.

Según uno de los asesores de Trump, la postura del presidente de EEUU sobre el Acuerdo climático de París está "evolucionando" y hoy quiso dejar claro ante sus socios en el G7 que la protección del medioambiente es "muy importante" para él. Trump "escuchó detenidamente" los argumentos de sus homólogos, comentó a la prensa el principal asesor económico de la Casa Blanca, Gary Cohn.

Trump "está pensando sobre cuáles son sus opciones, está mucho mejor informado del tema" gracias a las conversaciones de hoy, y su postura sobre el Acuerdo de París está "evolucionando", dijo el asesor. El presidente "vino aquí a aprender", sostuvo Cohn, mientras que el principal asesor de seguridad nacional de Trump, el teniente general H.R. McMaster, anotó que tomará la decisión sobre el Acuerdo de París que considere "mejor" para el pueblo estadounidense.

Según la Casa Blanca, Trump quería escuchar a sus socios en el G7 antes de tomar una decisión al respecto, algo que prevé hacer en breve a su regreso a Washington.

Trump criticó durante su campaña el Acuerdo de París y, ya desde la Casa Blanca, ha iniciado un proceso para revisar si EEUU debe seguir formando parte del pacto climático.

Fuentes de la presidencia francesa afirmaron que la discusión sobre este tema fue "franca y directa" y permitió al resto de países sentados a la mesa dar argumentos a Estados Unidos sobre la importancia de ratificar el acuerdo y también de mantener los compromisos adquiridos y el nivel de ambición. "Hay que tener en cuenta las posiciones de unos y de otros, pero todos queremos un comunicado ambicioso", dijeron las fuentes. Añadieron que Francia no quiere en ningún caso que se "debilite" el acuerdo.

LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

Los líderes del G7 reunidos en la ciudad siciliana de Taormina (sur) firmaron hoy una declaración "sobre la lucha contra el terrorismo y el extremismo violento" que atribuye una elevada importancia a la seguridad en internet.

El documento se presentó como un compromiso tras el reciente atentado perpetrado en la ciudad inglesa de Manchester, y además de por los líderes del G7 (Italia, Francia, Reino Unido, Alemania, Japón, Canadá y Estados Unidos), también lo firmaron los presidentes de la Comisión y del Consejo Europeo, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk.

El primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, presidente de turno del G7, anunció la firma de esta declaración, paralela a la final de la cumbre, que se producirá mañana, sábado, como "un mensaje de amistad, vecindad y colaboración" con Reino Unido.

Tomó la palabra la primera ministra británica, Theresa May, quien agradeció a sus socios la postura manifestada sobre este tema en el G7 y abogó por continuar "con determinación para garantizar a todos los niveles la lucha contra el terrorismo y proteger a nuestra gente".

En la declaración, de quince puntos y tres páginas, una de las medidas en las que más se ahonda es en la lucha contra el terrorismo en internet, espacio que "a veces ejerce como recámara de los actos de terrorismo", según apuntó Gentiloni en rueda de prensa.

En este sentido, el G7 realizó un llamamiento a los proveedores y servidores de internet, así como a las redes sociales, para "incrementar sus esfuerzos en la localización de contenido de índole terrorista".

También animaron a la industria a "desarrollar de manera urgente y compartir nueva tecnología y herramientas para mejorar la detección automática de contenido que incite a la violencia", según puede leerse en la declaración.

Asimismo consensuaron estrechar su colaboración para gestionar "el riesgo derivado de los combatientes extranjeros y su dispersión a su regreso de zonas de conflicto" así como invertir en su identificación y expulsión.

En tercer lugar el G7 expresó su compromiso de "reforzar los esfuerzos y tomar acciones para cortar los cauces y los canales de la financiación del terrorismo y del extremismo violento".

Igualmente, reconocieron "la importancia de compartir información entre las unidades de inteligencia financiera del G7 y también de la cooperación entre las autoridades competentes del sector privado".

CONFLICTO EN SIRIA

Los líderes del G7 pidieron hoy a Rusia e Irán, que apoyan al régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, en la guerra en Siria, que utilicen su influencia para conseguir un alto al fuego en ese país y abrir el camino para una solución política. "En el caso de Siria hemos acordado que será imposible derrotar al terrorismo sin un acuerdo político que lleve a una transición estable lejos del presidente Asad", dijo la primera ministra británica, Theresa May, en una rueda de prensa al término de la primera jornada de la cumbre del G7 que se celebra en Taormina."Está claro que los regímenes que le apoyan, Rusia e Irán, deben utilizar su influencia para conseguir un alto al fuego y avanzar hacia un auténtico progreso político", dijo la primera ministra británica.

El acuerdo no supone un "cambio de dirección" o "una iniciativa nueva para hacer la guerra en Siria", precisaron fuentes de la presidencia francesa, sino un "compromiso reafirmado" sobre la región.

Asimismo, señaló, los países están comprometidos a mantener sus esfuerzos para evitar que Teherán adquiera capacidades de armamento nuclear.