Grecia defiende renegociar la deuda para acabar con su dependencia al crédito

Tsipras dice que Grecia recobra la dignidad
Alexis Tsipras |Archivo

El ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, mostró hoy un ánimo conciliador en París y, sin entrar en detalles, justificó una renegociación de la deuda de su país con el argumento de que Grecia tiene que romper con la dependencia que tiene con los créditos exteriores, que han sido un fracaso.

"Hemos sido elegidos para terminar con esa adicción", señaló Varufakis en una conferencia de prensa junto a su homólogo francés, Michel Sapin, con el que estuvo reunido casi dos horas.

El titular griego reiteró su negativa a tratar con la troika, a la que calificó de grupo de "tecnócratas", pero aseguró que está dispuesto a negociar con cada una de las instituciones que la componen, el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea.

De hecho, anunció que en los próximos días va a mantener contactos con todas ellas, y también va a visitar algunas de las capitales europeas, entre las que citó Berlín, Madrid y Helsinki.

Insistió en el mensaje de que su país ha vivido en los últimos años "como un toxicómano" que sólo espera su próxima dosis, en este caso el próximo paquete de ayuda internacional que se ha ido a "un pozo sin fondo", y por eso quiere prescindir de nuevos préstamos mientras no se pongan en marcha las reformas que eviten que esa situación continúe.

Por eso dijo que lo que pretende es "un nuevo contrato" con Europa" porque el actual "les cuesta demasiado caro" también a los otros socios europeos.

Sin entrar en detalles, comentó que se trataría de que los reembolsos de la deuda estuvieran vinculados al crecimiento de la economía griega.

Sapin, por su parte, se esforzó en señalar que "Grecia está en el euro y seguirá en el euro", y aunque descartó una nueva quita de la deuda restó importancia a la cuestión porque "es un tema entre otros".

Y aunque afirmó que Francia actuará de facilitador y de mediador entre Grecia y los otros socios europeos, igualmente reafirmó que el "nuevo contrato" que se va a buscar se hará "con respeto de las reglas de Europa" que "son indispensables".

TSIPRAS INICIA VIAJE OFICIAL A CHIPRE

El nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras, llega mañana a Chipre en su primera visita oficial al extranjero, que estará centrada en repasar temas bilaterales y europeos, así como la postura de los dos Gobiernos hacia Turquía, que tiene bajo su control el tercio norte de la isla.

Con este primer viaje -Chipre es tradicionalmente el primer destino internacional de los jefes de Gobierno griego-, Tsipras abre una gira europea, a la que seguirán visitas a Italia y Francia.

La visita de Tsipras tiene una apretada agenda que empezará a las 06.00 GMT con su llegada al aeropuerto de Larnaca, donde será recibido por el ministro de Exteriores, Ioannis Kassulidis.

A las 08.00 GMT será recibido por el presidente chipriota, el conservador Nikos Anastasiadis, un encuentro bilateral a cuyo término está prevista una rueda de prensa conjunta.

La llegada de Tsipras ha despertado un elevado interés en los medios locales -tanto los grecochipriotas como los turcochipriotas-, con especial atención en su política hacia la troika de acreedores, la tríada que tiene bajo un programa de ajustes también a Chipre.

A pesar de la amistad y los lazos culturales que unen a los dos países desde hace siglos, el ministro chipriota de Finanzas, Jaris Yeoryiadis, dejó claro en vísperas de la visita que existen diferencias de posturas respecto a la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional).

"El Gobierno de Chipre tiene un enfoque diferente que el nuevo Gobierno griego en lo que se refiere a cuestiones de economía", dijo Yeoryiadis.

Yeoryiadis especificó que "en Chipre tenemos que afrontar problemas concretos que no fueron provocados por terceros" y añadió que "hay que corregir todo lo que ha llevado a la economía y el sistema bancario al borde de la quiebra".

En política exterior, Anastasiadis y Tsipras pondrán en común sus posturas respecto a Turquía, país que el pasado octubre violó la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Chipre con el envío de un buque turco para llevar a cabo exploraciones sísmicas.