Santamaría desmiente el rescate y la prima baja hasta los 535 puntos

El apoyo francés y alemán al euro impulsa un 3,91 % a la bolsa española

economia

| 27.07.2012 - 08:47 h
REDACCIÓN

La vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que la posibilidad de que España reciba un rescate global de su economía por parte de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) "está descartada". "No va a haber rescate, ni el rescaste es una opción", ha señalado de forma rotunda Sáenz de Santamaría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros al ser preguntada por la reunión entre el ministro de Economía, Luis de Guindos, y el ministro alemán su homólogo alemán, Wolfgang Schaeuble.

La agencia Reuters ha asegurado este mediodía que España admitió por primera vez en ese encuentro celebrado en Berlín que podría necesitar un rescate total por importe de 300.000 millones de euros si sus costes de financiación se mantienen en niveles insostenibles.

Sáenz de Santamaría ha negado categóricamente la posibilidad de rescate y ha dicho que los dos ministros informaron a través de sus Departamentos de los temas que se habían tratado en dicha reunión.

La vicepresidenta ha asegurado que estos contactos que está teniendo De Guindos en Europa se enmarcan en el trabajo de todos los países para dar cumplimiento a los acuerdos de la cumbre europea y dar más estabilidad a la zona euro.

En este mismo marco hay que situar, según la vicepresidenta, las conversaciones telefónicas del presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, sobre la situación en la eurozona y en particular sobre la forma de ayudar a España.

Todos estos encuentros y conversaciones forman parte del trabajo que están haciendo todos los líderes europeos para reducir la incertidumbre de la zona euro, como también está haciendo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya que todos están "concernidos y preocupados".

ECONOMIA TAMBIEN LO DESMIENTE

El Ministerio de Economía también negó este viernes que el titular de esta cartera, Luis de Guindos, haya debatido con su homólogo alemán, Wolfgang Schauble, la posibilidad de que España necesite un rescate total. "Lo desmentimos tajantemente. Esa cuestión no fue tratada en absoluto en la reunión", señalaron fuentes de este Departamento, y se remitieron al comunicado que los gabinetes ministeriales de ambos países difundieron al término del encuentro, y que refleja las cuestiones que se trataron en el mismo.

De Guindos y Schauble señalaban en el comunicado que la prima de riesgo española no refleja los fundamentales de la cuarta economía de la zona euro, cuyas reformas estructurales alabó el titular de Finanzas alemán. Asimismo, ambos ministros acordaron instar a la inmediata implementación de los acuerdos alcanzados en la cumbre europea de finales de junio.

Según publica este viernes el diario francés 'Le Monde', los países de la eurozona y el Banco Central Europeo (BCE) prepararían una intervención concertada en los mercados con el objetivo de frenar el aumento de la prima de riesgo y de los intereses de la deuda de España e Italia. En un primer momento, la idea sería activar el actual Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), o su sucesor a partir de septiembre, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para que compren los bonos emitidos por Madrid y Roma en el mercado primario. De esta forma se garantizaría que los dos países puedan financiarse a un "coste razonable".

Una vez que el fondo de rescate comience a funcionar, el BCE reactivaría su programa de compra de bonos en el mercado secundario, que lleva 19 semanas paralizado. La puesta en marcha del FEEF es la condición que pone el Banco Central para volver a actuar, según 'Le Monde'. "El BCE no actuará sin los Gobiernos: sólo actuará si éstos están dispuestos a activar los fondos de rescate", asegura una fuente citada por el diario.

El principal obstáculo para este plan es, según el vespertino francés, convencer al Gobierno de Mariano Rajoy de que pida ayuda del fondo de rescate. Esta resistencia podría resolverse suavizando las condiciones que se exigirán a cambio a España e incluso dándole más tiempo para corregir su déficit excesivo, señalan fuentes comunitarias.

LA PRIMA DE RIESGO CIERRA EN 535 PUNTOS

El principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, ha subido hoy un 3,91 % después de que los gobiernos francés y alemán reafirmaran su disposición a aplicar las medidas que sean necesarias para salvar el euro.

El selectivo español ha escalado al cierre hasta los 6.618 puntos, con un avance en la semana del 5,94 % y unas pérdidas anuales del 22,75 %, mientras la prima de riesgo española -que mide el diferencial entre la rentabilidad del bono alemán y el nacional- bajaba hasta los 535 puntos básicos poco antes del cierre del mercado.

En un comunicado, París y Berlín comparten con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, su determinación por proteger la moneda única, una declaración que los inversores interpretaron ayer como la puesta en marcha inminente de mecanismos para aliviar la presión sobre la deuda española e italiana.

El Índice General de la Bolsa de Madrid ha avanzado un 3,8 % en la sesión y un 6,04 % en la semana, con lo que reduce las pérdidas anuales hasta el 22,02 %.

Las muestras de apoyo llegadas desde Europa en un momento de máxima tensión en los mercados también se han recibido bien en el resto de grandes plazas del continente, que además celebraban la apertura en positivo de Wall Street.

La Bolsa de Milán ha subido un 2,93 %; la de París, un 2,28 %; la de Fráncfort, un 1,62 %, y la de Londres, un 0,97 %.

La sesión de hoy ha estado protagonizada por las informaciones en torno a la posible puesta en marcha de mecanismos de ayuda para aliviar la deuda española, una cuestión sugerida ayer por Draghi que hizo rebotar al selectivo español un 6,06 %.

Esta posibilidad ha sido después compartida por los gobiernos francés y alemán, que en un comunicado conjunto se han mostrado dispuestos a hacer todo lo que sea necesario para salvar el euro, lo que ha despejado las dudas sembradas esta mañana por el Bundesbank con su oposición a nuevas compras de deuda soberana.

También contribuía a extender el optimismo una información publicada por el diario francés "Le Monde" que asegura que el BCE comprará deuda española e italiana en las subastas a través de los mecanismos de rescate temporal y permanente.

Con el euro al alza, en torno a 1,24 dólares en el mercado de Fráncfort, y unos datos de PIB estadounidense mejores de lo previsto por los analistas, la bolsa española asumía bien los resultados presentados por las empresas referentes al primer semestre del año.

Repsol encabezaba hoy las subidas del IBEX, con un 11,42 %, pese a haber reducido sus ganancias en el primer semestre, seguido de Banco Popular (6,84 %) y Banco Santander (5,99 %).

Gamesa era el único valor en negativo del principal indicador, con una caída del 3,32 % después de anunciar pérdidas.

Por lo que respecta al resto de grandes valores, BBVA ha subido un 4,93 %; Iberdrola, un 3,57 %; Telefónica, un 2,96 %, e Inditex, un 1,54 %.

Los valores más alcistas del continuo han sido Dinamia (38,74 %) y Repsol (11,42 %) y los más bajistas Inmobiliaria Colonial (9,57 %) y Adolfo Domínguez (6,06 %).

En la sesión de hoy se han negociado títulos por valor de 2.261 millones de euros.

IMPULSO FRANCO-ALEMÁN

Los gobiernos de Alemania y de Francia afirmaron hoy en un comunicado conjunto que están "decididos a hacer todo" lo necesario para "proteger la eurozona". En la declaración conjunta que siguió a una conversación telefónica entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, ambos aseguran no obstante que los países miembros y las instituciones comunitarias "deben cumplir con sus obligaciones" en "su ámbito de competencias".

En la jornada de ayer, la prima de riesgo de España experimentó un drástico descenso, de 50 puntos básicos, gracias a las declaraciones del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, en apoyo del euro.

Draghi aseguró que el organismo "hará todo lo necesario para preservar el euro", y tomará cartas en el asunto "en la medida en que la prima de riesgo soberana afecte negativamente el funcionamiento de los canales de transmisión de la política monetaria".