La bolsa española logra la segunda mayor subida del año (6 %) y la prima baja a 543 puntos

economia

| 03.08.2012 - 08:16 h
REDACCIÓN

La mejoría en el mercado de deuda y la creación de 163.000 puestos de trabajo en los Estados Unidos en julio animaron hoy a la bolsa española, que ha ganado el 6 por ciento, la segunda mayor subida del año.

Con la prima de riesgo al cierre en 543 puntos básicos, 51 menos que en la víspera, el principal indicador del mercado nacional, el IBEX 35, avanzó 382,30 puntos, el 6 por ciento, hasta 6.755,70 puntos. En la semana sube el 2,09 por ciento, en tanto que las pérdidas anuales bajan al 21,14 por ciento.

En Europa, con el euro en 1,238 dólares, Milán avanzó el 6,34 por ciento; el índice Euro Stoxx 50, el 4,83 por ciento; París, el 4,38 por ciento; Fráncfort, el 3,93 por ciento, y Londres, el 2,21 por ciento.

El retroceso de la víspera, cuando la bolsa española registró la segunda mayor caída del año, el 5,16 por ciento, empezaba a olvidarse desde la apertura, a pesar de que inicialmente cedía el 1 por ciento y descendía a 6.300 puntos.

La caída del 0,7 por ciento de Wall Street en la sesión anterior quedaba compensada por el avance de las plazas europeas, que olvidaban la falta de concreción del Banco Central Europeo (BCE) respecto a las medidas que aplicará para contener la crisis de deuda y aprovechaban el alza del 0,1 por ciento de las ventas minoristas en la zona euro en junio.

Pero fueron las compras de deuda a corto y medio plazo (el rendimiento de la deuda a dos años pasaba del 4,83 al 3,99 por ciento, en tanto que el interés de los bonos a tres año caía del 5,77 al 4,98 por ciento) por la posibilidad de una intervención del BCE o del fondo de rescate europeo las que cambiaron la situación de la bolsa y del mercado de deuda.

Los inversores hacían una nueva lectura de las palabras del presidente del BCE, Mario Draghi, y con los rumores la bolsa empezó a subir.

Cuatro horas después de la apertura superaba el nivel de 6.600 puntos con un alza del 4 por ciento. La prima de riesgo, que había subido a 617 puntos básicos bajaba hasta 545 y la rentabilidad de la deuda a largo plazo del 7,4 al 6,85 por ciento.

Los datos de empleo de los Estados Unidos en julio, a pesar del aumento de la tasa de paro una décima, hasta el 8,3 por ciento de la población activa, favorecían la apertura al alza de Wall Street.

Mientras el mercado neoyorquino ganaba más del 1 por ciento, el petróleo Brent se negociaba a más de 108 dólares y la cotización del euro avanzaba a 1,23 dólares.

El rebote de la bolsa española se consolidaba al final de la sesión mientras Wall Street subía cerca del 2 por ciento y recuperaba los 13.000 puntos y los grandes valores ocupaban los primeros puestos por ganancias.

De estas compañías, Repsol ganó el 9,31 por ciento, la mayor subida del IBEX; BBVA, el 8,26 por ciento, la segunda; Banco Santander, el 7,78 por ciento, la tercera; Telefónica avanzó el 7,18 por ciento; Iberdrola, el 5,86 por ciento, e Inditex, el 5,44 por ciento.

El cuarto lugar por ganancias del IBEX correspondió a Mediaset, que subió el 7,3 por ciento, seguido de Telefónica, en tanto que Mapfre avanzó el 7,07 por ciento; Sacyr, el 7 por ciento, y Gamesa, el 6,9 por ciento.

Sólo dos compañías del IBEX concluyeron con pérdidas: IAG, el 4,1 por ciento, por sus resultados (perdió 251 millones en el primer semestre) y malas previsiones, en tanto que Grifols cedió el 0,56 por ciento.

En el mercado continuo, después de los derechos de Prisa, que subieron el 33,33 por ciento, se situó Ynipsa con un alza del 32,14 por ciento, en tanto que Reyal Urbis comandó las pérdidas al bajar el 10 por ciento.

El efectivo negociado en el mercado continuo ascendió a 1.927 millones de euros, de los que cerca de 500 correspondieron a operaciones efectuadas por inversores institucionales.

LA PRIMA BAJA HASTA LOS 543 PUNTOS

La prima de riesgo española, que mide el diferencial entre la rentabilidad de la deuda alemana a diez años y la nacional, se ha desplomado hoy hasta los 543 puntos básicos al cierre, tras restar 51 unidades en la sesión.

De esta manera, el riesgo país se recupera en parte de la fuerte subida de ayer y se aleja de la barrera de los 600 puntos que rebasaba esta mañana, animada por los rumores que apuntan de nuevo a que el Banco Central Europeo (BCE) tomará medidas para aliviar la presión en los mercados.

La rentabilidad del bono español a diez años cerraba hoy en el 6,85 %, muy por debajo del 7,17 % de ayer, con lo que se distancia del límite del 7 % que los expertos consideran insostenible.

Con el euro en torno a 1,238 dólares poco antes del cierre, los bonos alemanes, que son los que sirven de referencia, subían hasta el 1,42 % de interés, desde el 1,23 % de la víspera.

La deuda española se recupera hoy del repunte vivido ayer, cuando la decepción por las palabras del presidente del BCE, Mario Draghi, encareció el bono a diez años por encima del 7 % y sumó 58 puntos básicos a la prima de riesgo, que se colocaba así al borde de las 600 unidades.

De hecho, el pesimismo se extendía hasta la apertura de hoy, cuando el bono superaba el 7,4 % de interés y la prima de riesgo marcaba un máximo intradía de 617 puntos básicos.

Sin embargo, poco después del inicio de la sesión, los inversores optaban por retomar el discurso de Draghi para aplaudir el hecho de que el presidente del BCE dejara abierta la puerta a posibles compras de bonos, aunque estas estén sujetas a una petición previa por parte de los Estados.

En ese sentido, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha descartado pedir algún tipo de ayuda al BCE, aunque ha subrayado que esa decisión no está tomada y que dependerá de si las medidas que prepara el organismos son "adecuadas" para España.

A esto hay que añadir que el Consejo de Ministros ha aprobado el Plan presupuestario para 2013 y 2014 que se remitirá a la Comisión Europea y que recoge un ajuste de 38.956 millones el próximo año y 50.075 en 2014, lo que suma un total 89.031 millones.

También ayudaban a consolidar el comportamiento de la deuda los datos de pedidos del sector servicios en la zona del euro, mejores de lo previsto, y, sobre todo, los buenos indicadores de empleo estadounidense.

La prima de riesgo irlandesa cerraba hoy en 465 puntos básicos, con lo que volvía a superar a la italiana, que caía hasta los 463 puntos, 48 menos que ayer.

El riesgo país portugués terminaba la sesión en 955 puntos básicos y el griego, en 2.389.

Los seguros de impago de deuda ("credit default swap" o CDS), relativos a los bonos a diez años de España para cubrir la posibilidad de impago de 10 millones de dólares se pagaban al cierre de hoy a 514.060 dólares anuales, lo que los situaba como los sextos más caros del mundo.