El aumento de la cualificación debe estar financiada mediante Presupuestos, según CEOE

Hablamos de empleo y formación, con Juan Carlos Tejeda, director de Formación de la CEOE

economia

| 03.05.2017 - 21:19 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La CEOE cree que las acciones destinadas al incremento de la cualificación básica de la población activa se deberían financiar mediante Presupuestos Generales del Estado (PGE), ya que son acciones "fundamentalmente públicas" y que se deberían asignar a las diferentes administraciones, "incluyendo los específicos de la garantía juvenil". Así lo ha señalado el presidente de la comisión de formación de la CEOE, José Antonio Sarria, durante la presentación del 'Libro Blanco sobre el sistema de formación en el trabajo', donde también ha afirmado que en el libro se proponen medidas "para vincular la financiación y los objetivos".

Desde la patronal se considera que debería procurarse que haya una relación directa entre los recursos financieros, la identificación de quién debe aportarlos y el objetivo de cualificación que persiguen, sobre todo "por motivos de transparencia y eficiencia".

Por otro lado, la CEOE ha puesto de relieve que España tiene que conseguir un sistema de formación en el trabajo que sea "moderno y eficaz" y que deje de lado la reforma de 2015, que se ha realizado sin los interlocutores sociales y que ha llevado a la merma en un 22% del crédito para formación que utilizan las empresas.

Concretamente, un total de 103.820 empresas han dejado de usar el sistema de bonificaciones desde 2014. Además, de estas, la mayoría tienen menos de 10 trabajadores y son, según la CEOE, las que precisamente necesitan "más formación para mejorar su competitividad".

El presidente de la CEOE ha afirmado que el mundo "está cambiando" y que, por ello, la educación y la formación han de plantearse "para trabajar", ya que al hablar de formación se habla de competitividad, que es lo realmente importante para un país. "Desde las empresas vemos que es absolutamente clave tanto la educación como la formación", ha añadido. Para Rosell, "desgraciadamente" el sistema se ha burocratizado y ha perdido "frescura e innovación". En esta línea, ha insistido en que hay muchas cosas en la formación profesional que "no funcionan" y que habría que remodelarlas. Así, también cree que habría que "despolitizar" el sistema.

LA ADMINISTRACION AL MARGEN

Las empresas son las que saben de formación, ya que son las que conocen realmente las deficiencias que hay entre las necesidades reales que tiene las compañías y las aptitudes que tienen los parados, según Rosell, que también ha señalado que las medidas se tienen que tomar en la negociación colectiva, en el ámbito bipartito, y que la administración "controle lo que quiera, pero que cuanto menos esté en el día a día, mejor".

"La negociación colectiva subsectorial es clave y las organizaciones sindicales son absolutamente básicas", ha subrayado Rosell. Por último, ha afirmado que "hay que recuperar el tiempo perdido en el tema de la formación y volver al acuerdo entre las partes para despolitizar el proyecto, ya que no todo tiene que estar regulado y cuando se habla de talento mucho menos".

Para la CEOE, la formación debe ser "el instrumento de mejora" de la competitividad de las empresas, de la economía española, la productividad y la cualificación de los trabajadores. Por este motivo, apuestan por que exista una correlación entre los objetivos que se establezcan en la formación en el trabajo y entre la formación y los destinatarios de la misma. También considera que debería realizarse una posterior evaluación de la consecución de estos objetivos.

LA FORMACION EN EL TRABAJO PARA LOS INTERLOCUTORES

La CEOE cree que el modelo de formación en el trabajo debería ser de gobernanza propio y debería diferenciarse de las políticas públicas. De hecho, cree que la empresa y los interlocutores sociales deberían ser el eje del modelo, mientras que las administraciones públicas deberían tener un papel más de colaborador. Entre sus propuestas destacan también la externalización de los servicios formativos, la existencia de un beneficio empresarial en la actividad formativa y la creación de un modelo alternativo para las pequeñas empresas y las micro empresas, ya que su objetivo principal es que las empresas españolas y los trabajadores tengan un sistema de formación "ágil, eficiente, seguro y de calidad", que permita mejorar su competitividad y su cualificación.

Sobre la posibilidad de que el Gobierno persiga a personas que pudiesen estar cobrando la prestación por desempleo de forma fraudulenta, el presidente de la patronal ha afirmado que está absolutamente de acuerdo con "todo lo que sea combatir el fraude, venga de donde venga y lo haga quien lo haga". De hecho, cree que si se incrementa la vigilancia en este aspecto, empezarán las cotizaciones sociales al alza y se empezarán a hacer contratos "tal y como se tienen que hacer".