Barroso: los países "triple A" tienen que apoyar "sin reservas" el euro

Reconoce que la cuestión económica en Europa "empieza a ser preocupante

Mientras no se dé confianza a los inversores "habrá problemas y debates bastantes serios"

"Ningún Estado aislado tendrá capacidad de gestionar si no lo hace en el ámbito europeo"

economia

| 25.11.2011 - 17:55 h
REDACCIÓN

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, afirmó hoy que los países "triple A" de la Unión, como Alemania y Francia, tienen que mostrar su apoyo al euro "sin reservas" en un momento que calificó de "preocupante" para la UE. En una conferencia en la localidad lusa de Estoril, el presidente de la Comisión Euopea, destacó el reto que afronta la zona euro para ver si es capaz de gobernarse y "hay la solidaridad necesaria para sustentar una moneda única".

En declaraciones posteriores a los periodistas, Durao Barroso se refirió a la cuestión de la deuda soberana y la actuación del Banco Central Europeo (BCE) y expresó su "plena confianza de que va a desempeñar su papel como lo ha desempeñado". "El BCE tiene competencias y puede actuar, y la verdad es que ha venido actuando" agregó el presidente de la Comisión, que subrayó también la importancia de que "se respete la independencia" del organismo.

El antiguo primer ministro luso reconoció también que la cuestión económica en Europa "empieza a ser preocupante y la situación de un riesgo sistémico está hoy verificándose".

En ese sentido, consideró que los mercados y los inversores necesitan "confianza" y es necesario dar respuestas. "No va a haber milagros, no hay ninguna solución mágica, ni panacea, tenemos que resolver la situación de los mercados", advirtió.

En la conferencia, en el marco de un seminario sobre políticas marítimas, Durao Barroso subrayó también que los países europeos con deuda elevada tienen que cumplir "planes rigurosos" para ganar credibilidad y volver al mercado. "Pero también los triple A (la mayor calificación crediticia) tienen que hacer esfuerzos en el sentido de demostrar que están determinados a apoyar sin reservas la moneda común, el euro". "Estamos en un momento en que la UE avanza o puede quedar condenada no solo a la fragmentación sino a la irrelevancia" agregó Durao Barroso, aclarando que cuando habla de la Unión se refiere también a sus países miembros.

"Ningún Estado miembro aislado, ni los mas potentes económicamente, tendrá capacidad de gestionar el futuro si no lo hace cooperando en el ámbito europeo", añadió.

Preguntado sobre la postura de Alemania contraria a emitir eurobonos, señaló que no percibe una posición de Berlín opuesta por principio a su creación sino a hacerlo en el momento actual, sin que exista "un nivel mayor de integración y de disciplina en la zona euro". "Ahí no estamos tan distantes, pero nosotros pensamos que era el momento de avanzar con la discusión", agregó al puntualizar que hay posturas diferentes entre los estados pero el deber de la Comisión es proponer lo que sea importante para el marco europeo.

SUFRIMOS UN MOMENTO MUY DEFICIL PORQUE LOS ESTADOS NO HAN RESPETADO EL PACTO DE ESTABILIDAD

Durao Barroso defendió la necesidad de que la UE alcance un nivel de integración superior y reconoció que es necesario "un refuerzo de la gobernación de la zona euro para mantener una moneda única".

"Sufrimos un momento muy difícil en la integración europea porque los estados no han respetado el pacto de estabilidad", reprochó el presidente de la Comisión Europea, que agregó: "esencialmente los gobiernos no respetaron las reglas y dejaron llegar la deuda a niveles absolutamente insostenibles".

Todavía no se ha conseguido dar una respuesta a esta crisis de la deuda soberana y mientras no se dé confianza a los inversores "habrá problemas y debates bastantes serios en el ámbito europeo", pronóstico.

Pero Durao Barroso se mostró convencido de que Europa va a "avanzar" hacia esa solución para resolver el problema de confianza y hacer entender a los inversores "que los estados miembros están efectivamente dispuestos a garantizar el futuro del euro".

También reiteró su posición de que si es necesario revisar el tratado de la UE, como considera probable, la Comisión está abierta a hacerlo "si fuera para reforzar la Unión Europea, para dar mayor gobernación, mayor integración a la zona euro, no para dividir Europa".

En relación con su propio país, el presidente de la Comisión restó importancia a la decisión anunciada ayer por la agencia Fitch, que rebajó la nota de Portugal a nivel de bono basura, y aseguró que la UE y el BCE conocen mejor la economía lusa y creen que está "en el camino cierto".