El AVE Madrid-Barcelona suma 85,5 millones de pasajeros en diez años

La línea de alta velocidad AVE Madrid-Barcelona ha sumado 85,5 millones de pasajeros desde que se completó, con la apertura del tramo entre Camp de Tarragona y la capital catalana hace hoy diez años. La cifra de usuarios que viajan en este corredor cada año se ha duplicado desde entonces, al pasar de 5,7 millones a 11,2 millones en el pasado ejercicio.

El volumen se multiplica por seis, si se compara la demanda actual con el período previo a la entrada en servicio de los tramos Madrid-Zaragoza-Lérida, en 2003, y su prolongación hasta Tarragona, tres años después, dado que los trenes Altaria que circulaban por la línea convencional transportaban 2 millones de viajeros.

Del total de pasajeros que utilizaron el corredor en los últimos diez años, 65,7 millones han viajado en el de Barcelona-Madrid (35 millones en la conexión directa entre ambas ciudades); 10,6 millones, entre la Ciudad Condal y el País Vasco, Navarra, Galicia y Castilla y León, vía Zaragoza, y 9,3 millones, en AVE, entre la capital de Cataluña y las ciudades andaluzas de Córdoba, Sevilla y Málaga.

A estas cifras se suman 7,5 millones de usuarios que acumulan los servicios de alta velocidad que enlazan, desde 2013, Barcelona con la frontera francesa, con paradas en Gerona y Figueras.

25.000 BILLETES DE AVE A 25 EUROS POR TRAYECTO

El AVE entre Madrid y Barcelona circula desde 2011 a 311 kilómetros por hora, lo que permite realizar el trayecto en dos horas y media, frente a las siete que empleaban los trenes Talgo antes de que se abriera en 2003 el tramo entre la capital de España y Lérida.

Para celebrar el décimo aniversario del AVE en Barcelona, Renfe ofertará el próximo 25 de febrero 25.000 billetes a 25 euros para viajar en toda la red de alta velocidad, ha anunciado hoy el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

El titular de Fomento ha considerado "muy positivo" el balance de los diez años de funcionamiento de esta línea y ha calificado de "espectaculares" los resultados cosechados, que han permitido al AVE alcanzar una cuota de mercado del 63 % frente al avión. No obstante, ha reconocido que, gracias a las medidas adoptadas por compañías aéreas como Iberia, que ha renovado su oferta del puente aéreo entre ambas capitales y lo opera ahora junto con Vueling, el avión ha crecido en el último año "quizá en mayor proporción que el tren".

En su opinión, el crecimiento del AVE ha sido "escalonado", en función de la ampliación del servicio con nuevos tramos -en 2013 se prolonga hasta la frontera francesa-, frecuencias (26 desde septiembre de 2008) o composiciones de los trenes.

El AVE "es un caso de éxito", pero, el ministro ha recordado, que, a partir de 2020, el escenario cambiará "completamente" de la mano de la liberalización del transporte ferroviario de viajeros en la Unión Europea (UE).

"Necesariamente tenemos que introducir productos frescos que nos permitan competir en mejores condiciones", ha dicho a bordo de un tren rumbo con Barcelona, y el primero de ellos, anunciado recientemente, es una nueva marca de alta velocidad, bautizada EVA, diferente al AVE y con pecios más baratos, que estará en servicio a partir de 2019.

En cambio, De la Serna ha descartado abrir Renfe a capital privado, ya que no supone un incremento del valor de lo que ya viene haciendo la operadora pública, lo que, por contra, sí, tiene sentido en el ámbito de mercancías, ha matizado.

También con el fin de preparase para la inminente apertura del mercado a la competencia, Fomento tiene en marcha y en fase de estudio varios proyectos que permitirán mejorar ampliar la capacidad de la actual red de alta velocidad.