Saúl, un 'todocampista' para la selección

"Optimista, ambicioso, inconformista y trabajador", según se define él mismo

Saúl Ñíguez

deportes

| 17.05.2016 - 12:34 h
REDACCIÓN

Saúl Ñíguez, centrocampista del Atlético de Madrid, dio aún más altitud a su salto de esta temporada con su primera convocatoria con la selección española absoluta, ya como un 'todocampista' indiscutible en el once rojiblanco por potencia, buen manejo del balón, llegada y una formidable capacidad goleadora.

Internacional en todas las categorías inferiores de la selección española, de la que es campeón de Europa sub'19, el futbolista se estrena en la convocatoria de Vicente Del Bosque, que hoy ofreció la lista provisional para la Eurocopa de Francia 2016.

NO ES NUEVO EN 'LA ROJA'

No será su primer contacto con la selección absoluta, con la que ya compartió entrenamiento hace cinco años, en 2011, cuando él y dos futbolistas más de la sub'17, Antonio Luque y Óscar Arroyo, por entonces en Sevilla y Espanyol, respectivamente, completaron el número de efectivos a las órdenes ese día de Vicente del Bosque.

Aquel Saúl, con tan solo 16 años, ya era una de las promesas más firmes del Atlético y de la selección, ya apuntaba alto, hacia la elite, hacia su actual presente. Era febrero de 2011. Un año después, el 8 de marzo de 2012, ya se estrenó con el primer equipo rojiblanco, con el argentino Diego Simeone, en la Liga Europa con el Besiktas. Entró en el minuto 84 en sustitución de Koke Resurrección.

Llegado a la cantera del Atlético en cadetes, también con paso previo por la del Real Madrid, Saúl había "cumplido un sueño" en el Vicente Calderón, del que salió con la camiseta guardada en la mochila, del recuerdo imborrable que significó ese momento. Incluso la grada coreó su nombre cuando saltó al campo. Lo grabó su familia.

"OPTIMISTA, AMBICIOSO, INCONFORMISTA Y TRABAJADOR"

Su equipo sería después campeón de la Liga Europa con una victoria por 3-0 contra el Athletic Club en la final en Bucarest, su primer título por su participación en aquel choque ante el Besiktas, el estreno de su carrera en el Atlético, en el que ya suma 105 partidos oficiales con sólo 21 años, cumplidos el 21 de noviembre.

"Optimista, ambicioso, inconformista y trabajador", según se define él mismo, y admirador del excentrocampista del Liverpool Steven Gerrard, Saúl ha crecido día a día desde entonces, primero con alternancia entre el primer equipo y el filial, en 2012-13, y más tarde con una cesión al Rayo de un año: "Me marcó mucho el año que estuve. Todo se dio muy positivo. Le debo mucho al Rayo".

Después, de vuelta al Atlético, en el curso 2014-15, terminado con 35 encuentros, 19 como titular, y en la actual campaña, en la que ha jugado 47 de los 56 encuentros y en la que es indiscutible en el once del entrenador argentino Diego Simeone desde hace 41 partidos, de los que sólo se quedó fuera de la alineación titular en cinco por lesión o descanso.

Ha anotado trece goles en las dos últimas temporadas. Cuatro la pasada, uno de ellos la chilena que le marcó al Real Madrid en un 4-0 en el Vicente Calderón el 7 de febrero de 2015 y que fue elegido como el mejor gol del pasado año por la afición del Atlético, y nueve en la actual, el más recordado el que le hizo en las semifinales de la Liga de Campeones al Bayern en el Calderón.

"Ya es parte de esta camada de futbolistas que tiene una idea metida dentro el cuerpo", según destaca el argentino Diego Simeone, su entrenador en el Atlético, el que le puso el sobrenombre de 'todocampista, "como diría Bilardo", entre los elogios públicos al centrocampista ilicitano del técnico en los últimos meses.

"Tiene absolutamente todo; buen juego aéreo, intensidad, puede jugar en cualquier parte de la mitad de campo, tiene gol, tiene buena salida de la pelota...", resalta Simeone de Saúl, que este martes dio el salto a la selección española absoluta.