Fallece a los 85 años de edad la actriz Chus Lampreave

Almodóvar: "Pertenecía a la estirpe de los grandes actores de reparto, aquellos sin los que el cine español no existiría".

cultura

| 04.04.2016 - 15:40 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La actriz madrileña Chus Lampreave, una secundaria de lujo en la treintena de películas que hizo y especialmente popular a partir de sus trabajos con Pedro Almodóvar, ha fallecido hoy a los 85 años en Almería, según informó hoy a EFE la delegación de Salud de la Junta de Andalucía en esa capital.

Según estas fuentes, Lampreave, cuyo hijo residía en Almería, falleció esta madrugado en el complejo hospitalario Torrecárdenas de la capital.

María Jesús Lampreave debutó en 1958, de la mano del director Jaime de Armiñán, y con la que rodó con Armiñán "Mi querida señorita" (1971), "El amor del capitán Brando" (1974) y "Nunca es tarde" (1977) fue requerida por Berlanga para la saga "nacional" -"La escopeta nacional" (1977), "Patrimonio nacional" (1980) y "Nacional 3" (1982)- y sus "Moros y cristianos" (1987).

LA MÁS GENUINA DE LAS CHICAS ALMODÓVAR

Chus Lampreave fue una de las primeras y más genuinas chicas Almodóvar, aunque a menudo en sus películas hizo de abuela, y ha arrancado carcajadas con su humor natural, su capacidad para convertir en míticas las frases de sus personajes y, cómo no, sus gafas de hipermétrope.

Muchas de esas frases forman parte ya del patrimonio emocional de cualquier cinéfilo, como la de su celebrada portera cotilla de "Mujeres al borde de un ataque de nervios" (1988): "Yo soy testigo de Jehová y mi religión me prohíbe mentir".

Pero también el "Uy, se me olvidaba que soy diabética", que dice la terrorífica abuela de "Qué hecho yo para merecer esto" (1984) o el "Cállate ya, cara de ladilla", que le espeta a Rossy de Palma en "La flor de mi secreto".

A Almodóvar le dijo dos veces no, en "Pepi, Luci, Boom..." (1980) y en "Laberinto de pasiones" (1982). Y a la tercera fue la vencida. Su sor Rata de Callejón de "Entre tinieblas" (1983) fue su primer personaje con el director manchego. A partir de entonces, se hicieron inseparables.

Rodaron juntos ocho películas en total. Aunque no está en "Julieta", que se estrena esta semana, fue la madre de Eva Cobo en "Matador" (1986) y la tía Paula de "Volver" (2006). Con el personaje de portera hizo casi un género propio, en el que reincidió en "Hable con ella" (2002) y "Los abrazos rotos" (2009).

Fueron estos personajes los que convirtieron a Lampreave en una de las actrices más queridas por el público, a pesar de que siempre estuvo en segunda fila.

"Escribo estas líneas a vuela pluma y sin hacerme a la idea de que no volveré a trabajar con Chus Lampreave, que no volveré a verla", escribe Pedro Almodóvar tras conocer la muerte de una de sus actrices fetiche, la octogenaria Chus Lampreave que le acompañó en ocho de sus veinte películas. Chus Lampreave, afirma Almodóvar, "fue la actriz que mejor interpretó los personajes inspirados en mi madre y pertenecía a la estirpe de los grandes actores de reparto, aquellos sin los que el cine español no existiría".

GOYA A LA MEJOR ACTRIZ DE REPARTO EN "BELLE EPOQUE"

Pero su carrera va mucho más allá, con más de 80 producciones de cine y televisión y una capacidad para seducir a los más grandes cineastas.

Su único Goya, como mejor actriz de reparto, lo obtuvo gracias a su doña Asun de "Belle Époque" (1992), la película que le valió el Óscar a Fernando Trueba, con quien también rodó "El año de las luces" (1986) y "El artista y la modelo" (2012).

Y con José Luis Cuerda formó parte del equipo de una de las comedias de culto de la filmografía española, "Amanece que no es poco" (1989), donde interpretaba la madre de Nge Ndomo, el único negro del pueblo.

Todo esto a pesar de que siempre dijo que no era una actriz vocacional, que lo suyo era la pintura. De hecho, estudió en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, hasta que Jaime de Armiñán la "descubrió" y la introdujo en la televisión.

En el cine debutó con un pequeño papel en "El pisito" (1959) de Marco Ferreri. Con Berlanga rodó su mítica trilogía nacional, "Todos a la cárcel" (1993) y "Moros y cristianos" (1987). Fernando Colomo, Fernando Fernán Gómez, Santiago Segura o Antonio Mercero también se rindieron a su talento.

En los últimos años encontró un nuevo filón en la publicidad, eso sí, siempre con firma de autor: el anuncio de Campofrío dirigido por Benito Zambrano en 2014 o el de KH7 que filmó Juan Antonio Bayona, para el que recuperó sus clásicas gafas de aumento.

MÉNDEZ VIGO: "CHUS LAMPREAVE Y MANOLO TENA SON ARTISTAS QUE FORMAN PARTE DE NUESTRA VIDA"

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, aseguró hoy que la actriz Chus Lampreave y el cantante Manolo Tena, fallecidos este lunes, "forman parte de nuestra vida" y por eso su pérdida "nos impresiona tanto".

Durante una entrevista en la COPE, recogida por Servimedia, el ministro destacó de Lampreave que fue "una de las musas de Almodóvar" y siente por ella "un grandísimo afecto".

"Este tipo de artistas forman parte de nuestra vida", dijo Méndez de Vigo.

Sobre Manolo Tena, comentó que su fallecimiento le ha dejado "muy sorprendido" porque le trae "recuerdos de aquellos años de la movida madrileña". "Es un personaje que forma parte de nuestras vidas", agregó el titular de Cultura.