Azerbaiyán, el poder de los nuevos petrodólares

Azerbaiyán, el poder de los nuevos petrodólares

Azerbaiyán es una de las puertas naturales que separan Europa y Asia. La antigua república soviética, una de las más desconocidas, es hoy uno de los países más ricos del planeta, gracias a la gran cantidad de fuentes energéticas que tienen en su territorio, sobre todo petróleo y gas. Todo ello ha dado lugar a una explosión económica: grandes proyectos de infraestructuras, récords de construcción y lujo.

En la capital, Bakú, quedamos con Olalla, que trabaja en el área de comunicación de los primeros Juegos Europeos de la historia, que se celebrarán en la ciudad en junio de 2015. Nos sorprende una urbe plenamente europea, considerada como la París del Caspio, en la que todo es a lo grande. Conocemos algunas de las grandes construcciones que albergarán los Juegos, como el estadio nacional o el Crystall Hall. Todo grande... menos el curioso museo de los libros más pequeños del mundo.

Alejándonos de la capital, hacia el sur, el Parque Nacional de Gobustán nos acoge con su paisaje lunar y sus pinturas rupestres de la Edad de Piedra. Y un nuevo contraste: Olalla nos muestra las islas Khazar, un gran complejo residencial en un archipiélago artificial similar a la famosa palmera de Dubai. Aquí vivirán un millón de personas y se construirá el edificio más alto del mundo, que medirá 1.050 metros y tendrá 189 plantas. Y otro lujo espectacular: el hotel Jumeirah, donde todo es derroche basado en una decoración muy recargada, como atestigua, por ejemplo, la lámpara colgante más grande del mundo (58 metros y 13 toneladas). Y por último visitamos Yanar Dag, la Montaña de Fuego, que arde permanentemente desde el siglo V.

Miguel trabaja en el servicio exterior de la Unión Europea y tras varios destinos ha llegado a Azerbaiyán. Nos enseña el casco viejo de Bakú, rodeado por una muralla, que conserva toques de las tres culturas que la colonizaron: persa, turca y rusa. En el centro, la Torre de la Doncella, símbolo de la ciudad. Y nos alejamos hasta el desierto de Absheron para visitar los curiosos volcanes de barro.

Patricia es la seleccionadora de fútbol femenino de Azerbaiyán en las categorías sub-19 y sub-21. Paseamos por el paseo marítimo, el bulevard más grande del mundo, con 8 km., y llegamos al centro cultural Heydar Aliyev. Conocemos a las jugadoras de la selección y por último disfrutamos de la bonita vista nocturna de las Flame Towers.

También por una oferta como preparador deportivo llegó César al país. Recorremos el Paseo de los Mártires, que recuerda a los fallecidos durante las revueltas de enero de 1990 previas a la independencia de la Unión Soviética, y conocemos la mezquita de Bibi Heybat y el Templo del Fuego.

Por último quedamos con Carlos, que trabaja como ingeniero en plataformas petrolíferas. Ya que no podemos acceder a una de ellas, nos conformamos con un paseo por el mar Caspio y conocemos la principal actividad social de los azadíes: fumar en pipa y tomar té.

RECOMENDACIONES DE VIAJE

Documentación: Pasaporte en vigor con una vigencia superior a los tres meses teniendo en cuenta la fecha de salida del país. La Policía lleva a cabo controles rutinarios de identidad, por lo que se recomienda llevar el pasaporte y guardar una fotocopia del mismo en un lugar seguro.

Visado: Sí. Puede obtenerse online. Ante cualquier duda, se puede consultar en la Embajada.

Vacunas: No son obligatorias. En el pasado, se han dado casos de gripe aviar; las autoridades sanitarias españolas recomiendan mantenerse alejados de mercados de aves, reservas naturales con aves y granjas, así como tener especial cuidado con la ingesta de huevos y carne de ave y porcina, en particular cruda. El ministerio de Sanidad recomienda las vacunas para la fiebre tifoidea, hepatitis y tétanos-difteria.

Moneda: El Manat, dividido en 100 qapik. Prácticamente de igual valor que el euro. Sin embargo, la divisa más aceptada es el dólar estadounidense. Es recomendable cambiar en bancos, hoteles o establecimientos oficiales. Las tarjetas de crédito no están aún muy extendidas, si bien son un medio de pago habitual en hoteles, restaurantes y tiendas de cadenas internacionales en Bakú. También es posible encontrar en Bakú cajeros automáticos, de los cuales se pueden retirar tanto dólares como moneda local. La importación de divisas es objeto de control a la entrada por la frontera donde se ha de rellenar un formulario que debe conservarse hasta la salida del país.

Sanidad: Las condiciones sanitarias en Azerbaiyán se encuentran por debajo de los niveles europeos. Hay disponibilidad de servicios médicos privados pero estos se encuentran limitados a pequeñas clínicas y a urgencias. Es conveniente contratar antes del desplazamiento un seguro médico que cubra los gastos médicos y la repatriación médica. Las enfermedades más comunes son las transmitidas por los alimentos y el agua: fiebres tifoideas y paratíficas, o hepatitis vírica; es en verano cuando se registra un notorio incremento en los trastornos gastrointestinales. Por tanto, hay que observar ciertas precauciones en el consumo de alimentos. Es conveniente hervir las verduras o lavarlas con una gota de lejía de uso alimentario si se consumen crudas. Se recomienda igualmente tener prudencia con el consumo de pescado y ensaladas durante los meses de más calor. Se recomienda utilizar exclusivamente agua mineral embotellada para beber, así como evitar el consumo de cubitos de hielo si no se tiene la certeza de que han sido preparados con agua mineral embotellada.

Seguridad: Bakú y sus alrededores no presentan graves problemas de seguridad, aunque se ha registrado un aumento de la delincuencia común. Es recomendable mantener una actitud prudente, en particular durante la noche, así como evitar los barrios periféricos, y en general adoptar las precauciones habituales en una gran ciudad. En el resto del país la situación es en principio tranquila, aunque las autoridades locales no están en condiciones de garantizar la seguridad personal de los turistas. Por otra parte, se deben extremar las precauciones por carretera y evitar conducir de noche. No son recomendables los desplazamientos a ciertos zonas fronterizas, en especial Nagorno-Karabakh y la zona limítrofe de ocupación militar que la rodea, debido a la escalada de tensión en la frontera armenia. Tampoco es recomendable cruzar la frontera entre Azerbaiyán y Rusia (Daguestán), puesto que está cerrada a los extranjeros, así como la frontera con Irán.

Datos de interés: En Azerbaiyán se puede conducir con permiso español. Eso sí, es recomendable tener precaución en los desplazamientos y evitar en la medida de lo posible los desplazamientos nocturnos. Muchas de las carreteras secundarias tienen un estado de mantenimiento malo y hay una tendencia a no respetar las normas de circulación. Es necesario tramitar un certificado de exportación para llevarse alfombras o cualquier otro objeto que sea considerado como antigüedad fuera de Azerbaiyán, como por ejemplo samovares, objetos de cobre o cuadros. Estos certificados pueden obtenerse del vendedor. Asimismo sólo es posible sacar del país un máximo de 125 gr. de caviar, 3 litros de bebidas alcohólicas, dos cartones de cigarrillos, un máximo de 1.000 euros en efectivo (si se excede de esta cantidad hay que pagar un 1,5% de aduanas) y oro por valor de un máximo de 1.000 euros (con el mismo porcentaje de recargo en caso de exceso). Hay que evitar tomar fotografías de bases militares o de cualquier tipo de instalación militar, puesto que son consideradas como áreas sensibles.