Buscador de destinos de MxM

Camerún, toda África en un solo país

Madrileños por el Mundo recorre la capital y la sorprendente sabana de Camerún

Nos desplazamos a 4.335 Km de Madrid para conocer Camerún, un país con una extensión similar a la de España, en la que encontramos toda la riqueza del continente africano. Sus poblaciones ancestrales, sus más de 250 etnias, su rica e inmensa fauna salvaje, sus impresionantes playas naturales, sus selvas y montañas hacen de Camerún un lugar único que merece la pena descubrir.

Nuestra primera madrileña, Alicia, de Argüelles, exporta café y cacao a toda Europa con su marido camerunés. Nos encontramos con ella en la capital financiera de Camerún, Douala. Allí nos explica que, además de francés, en Camerún se hablan cerca de 160 dialectos diferentes y nos habla de la pasión de los cameruneses por el fútbol. Nos cruzamos con unos cebús, de los que se obtiene la carne que más se consume en esta zona y pasamos por delante del puerto de Douala, el más grande del África Central, desde el cual se exportan principalmente madera, cacao y café.

Visitamos el barrio de New Bell y allí recorremos el mercado de las cebollas y asistimos a la misa de los niños en su Iglesia Católica. Alicia nos explica que los cameruneses son muy religiosos y que en esta zona conviven musulmanes, católicos y protestantes. Por la curiosa “calle de los tres ladrones” accedemos al barrio en el que vive nuestra madrileña para que nos presente a su marido y nos explique todos los secretos del cacao que exportan.

Visitamos el mercado de artesanía, donde encontramos curiosos objetos como máscaras, originales bolsos de cocodrilo y muñecas de la fertilidad y en el mercado de la carne probamos la carne de cebú, para luego ir a despedirnos de nuestra madrileña en la playa de Limbe.

Nuestro segundo madrileño, Joaquín, vino a Camerún hace ya 25 años desde el barrio de Retiro y actualmente dirige los campamentos de sabana de una empresa española de safaris. Con él acudimos al Palacio del Rey de Bouba, construido en el siglo XVIII y considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad. En este palacio reside desde hace más de doscientos años la familia de un importante sultán que posee un territorio de casi 35 mil kilómetros cuadrados y con el que Joaquín colabora en la lucha contra los cazadores furtivos. En la sala de reuniones nos recibe la corte del sultán, vistiendo los trajes ceremoniales y portando un sable decorativo típico de Rey Bouba. Joaquín nos explica cómo se financia el sultanato y algunas costumbres locales, como la de tener que descalzarse para atravesar la plaza en la cual se ubica el palacio del sultán.

Visitamos un asentamiento de los “mbororos”, una tribu nómada que construye sus casas de paja en forma de iglú y cada dos o tres semanas levantan sus campamentos para recorrer toda la sabana de Camerún. Joaquín nos explica que viven principalmente de sus vacas y de los animales que cazan con unas flechas envenenadas que sólo ellos saben fabricar.

Un equipo de vigilantes anti furtivos nos recibe en uno de los campamentos que gestiona Joaquín y allí cogemos fuerzas para visitar el Parque Nacional de Bouba Ndjida, donde podemos observar en su entorno natural elefantes, búfalos, rinocerontes, leones, monos babuinos (aquí llamados “cara de perro”), roan y facocheros (el jabalí africano), entre otros.

En Yaundé, nos encontramos con nuestra última madrileña, Judith de Chamberí, que dirige el College Jesus-Marie, un colegio con 160 niños que ella misma ha levantado, y dos escuelas infantiles en las que educan, alimentan y ayudan a niños de diferentes edades. Judith nos cuenta que muchos de estos niños sufren enfermedades como raquitismo o paludismo y en su dispensario les ayudan a curarse gracias a aportaciones de particulares.

Recorremos las calles de Yaundé y observamos que, a pesar de tener dos millones de habitantes y ser la capital de Camerún, tiene un modo de vida totalmente rural. Judith nos explica cómo es allí el nivel de vida mientras recorremos comercios locales y saboreamos deliciosos mangos, piñas y yuca fermentada.

Nos despedimos de nuestra madrileña en el hogar que comparte con otras siete religiosas, no sin antes recibir un preciado regalo, un Kabba, la prenda tradicional que las mujeres camerunesas utilizan fundamentalmente dentro del hogar.

RECOMENDACIONES DE VIAJE

Documentación: Para entrar en Camerún es necesario tener un pasaporte en vigor.

Visado: Sí es necesario disponer de un visado. Una invitación de una empresa o de un particular en Camerún no es suficiente y no exime de la obligación de viajar con visado. El visado se obtiene en la Embajada de Camerún en Madrid. Se recomienda comprobar el período de validez del visado antes de comenzar el viaje. Si se supera el plazo de validez de visado una vez en el país, se ha de entrar en contacto con la Police de Frontière perteneciente a la Direction Générale de la Sureté Nationale (DGSN). La extensión del período del visado de turismo sólo se permite por causa de fuerza mayor, la cual tendrá que ser motivada y justificada ante las autoridades. La permanencia en el país habiendo caducado el visado está penada por la legislación camerunesa. En caso de pérdida o robo del pasaporte, junto con la denuncia efectuada ante la policía camerunesa, se deberá solicitar un salvoconducto para regresar a España ante la Embajada de España en Camerún. También será necesario obtener un visado de salida, que, será expedido por la Policía de fronteras de la DGSN.

Seguridad: SE RECOMIENDA VIAJAR CON EXTREMA PRECAUCIÓN Y ABSTENERSE DE HACERLO POR DETERMINADAS ZONAS. Zona de riesgo my alto (deben ser evitadas): Han de ser evitados el Extremo Norte y las zonas fronterizas (al menos a una distancia de treinta kilómetros) con Nigeria, Chad y República Centroafricana y Regiones Norte y Adamaoua. Se desaconseja totalmente viajar al Extremo Norte del país, donde el grupo Boko Haram se encuentra en guerra contra el ejército camerunés y los choques armados son frecuentes con numerosas víctimas mortales. Boko Haram ha secuestrado desde febrero de 2013 a once ciudadanos occidentales y diez ciudadanos chinos entre otros, y desde julio de 2015 ha comenzado a perpetrar atentados suicidas. EN CONSECUENCIA, SE RECOMIENDA EL ABANDONO INMEDIATO DE LA ZONA POR LOS CIUDADANOS ESPAÑOLES. Las fronteras son completamente porosas y no se pueden descartar actuaciones del grupo terrorista Boko Haram en la zona. Se desaconsejan asimismo las provincias de Adamaoua y del Norte ante el avance de Boko Haram en territorio nigeriano. También la frontera con Nigeria en las provincias del Noroeste y Suroeste, en la región de la Península de Bakassi y toda la zona fronteriza con Chad y RCA y, en general, todas las áreas próximas a las fronteras. Se incluye el parque nacional de Boubandjida en el que se han registrado episodios de caza furtiva por parte de grupos armados y la ciudad de Tcholiré y Touboro, en las que proliferan los asaltantes de carreteras. Los recientes acontecimientos en República Centroafricana (RCA) han provocado movimientos de refugiados hacia Camerún, entre los cuales podrían encontrarse individuos armados, por lo que se desaconseja viajar especialmente a Yokaduma, Batouri, Garoua-Boulai, Gamboula y Touboro.Zonas de riesgo alto (se desaconseja el viaje salvo razones de extrema necesidad): Regiones Norte y Adamaoua, a partir de 30 kilómetros de la frontera. Zona de riesgo medio: El resto del país. Se aconseja mantener la prudencia. Se han registrado ataques de bandas armadas en la proximidad de Melong (región Este), cerca de las cataratas de Ekom y los lagos Manengouba. En caso de viajar a la zona, se recomienda acudir en grupo. En ningún caso se ha de viajar por la noche. Zona sin problemas: En este momento en todo el país los viajeros deben extremar las precauciones.

Moneda: Aunque en teoría se aceptan todo tipo de divisas con curso internacional, la realidad es que sólo se acepta el cambio del dólar (cambio muy desfavorable) y el euro, la más recomendable con la que se obtiene un cambio fijo de 1 Euro = 655,957 FCFA. Los cheques de bancos internacionales y las tarjetas de crédito tienen poco valor. La tarjeta de crédito, y únicamente VISA, sólo se puede utilizar en las agencias de las compañías aéreas -y no siempre- y de algunos hoteles pertenecientes a alguna cadena internacional. Bancos extranjeros que operan en el país: SGBC, Crédit Lyonnais, BICEC y Standard Chartered.

Sanidad: Teniendo en cuenta el deficiente estado de la sanidad camerunesa resulta muy recomendable viajar con un seguro de amplia cobertura, que incluya repatriación en caso de enfermedad. Los hospitales cameruneses exigen para que el paciente pueda abandonar el centro médico el abono íntegro de los gastos de hospitalización e incluso el depósito de provisiones de fondos antes de ser atendidos. Muchas aseguradoras europeas recomiendan consultar con ellas lista de hospitales con los que tengan convenio. Las epidemias de cólera son recurrentes en el país, incluida la capital Yaundé. Actualmente las autoridades camerunesas exigen para la entrada o la salida del país la presentación de una cartilla de vacunación que acredite la inmunización contra la polio, además de contra la fiebre amarilla. Las condiciones sanitarias son precarias, como en todos los países de la zona. Se recomienda la profilaxis contra el paludismo, así como tomar medidas y precauciones generales contra los mosquitos. Entre los meses de enero y junio el norte de Camerún suele verse afectado por epidemias de meningitis, por lo que se recomienda la vacunación. La enfermedad del SIDA afecta a un porcentaje considerablemente alto de la población por lo que resulta indispensable adoptar las precauciones y medidas adecuadas al respecto. Es aconsejable adoptar medidas de higiene alimentaria tales como beber siempre agua embotellada, evitar el consumo de hielo, de frutas y verduras crudas que no hayan sido peladas, de alimentos que no hayan sido cocinados.

A tener en cuenta: La posesión, uso o tráfico ilegal de drogas constituyen delitos graves en la legislación de Camerún, con severas penas económicas y de privación de libertad. Las relaciones sexuales con menores de 21 años están penadas con prisión de hasta cuatro años, incluso con consentimiento del menor. Las relaciones entre personas del mismo sexo están consideradas como delito en Camerún con pena de prisión de seis meses a cinco años. Se recomienda no mostrar afecto en público entre parejas del mismo sexo. Conviene tener muy presente la necesidad de manifestar el máximo respeto por las costumbres y tradiciones del país. Es aconsejable no desplazarse por el país con el pasaporte y con grandes cantidades de dinero. La medida más adecuada es al llegar certificar una fotocopia del pasaporte (página de datos personales y la del visado de entrada en el país) en alguna comisaría, y llevar encima sólo el dinero indispensable para el trayecto que se haga en ese momento. Es muy recomendable viajar con un seguro médico y de viajes, especialmente que prevea la repatriación en caso de emergencia sanitaria. Está prohibido fotografiar emplazamientos militares, aeropuertos y puertos.

Dónde: Yaundé

Javascript is required to view this map.