Estiramientos y charla técnica de Ancelotti en la mañana del Real Madrid

Cristiano y Ancelotti, en la última sesión de entrenamiento
Cristiano y Ancelotti, en la última sesión de entrenamiento |Telemadrid

La plantilla del Real Madrid cuenta las horas para la final de Liga de Campeones, y pasa la mañana entre los estiramientos en su hotel de concentración, el Tívoli, y la charla técnica de Carlo Ancelotti, en la que terminará de transmitir las claves tácticas y dará la alineación a sus jugadores.

El Real Madrid ultima los preparativos de la gran final frente al Atlético en su 'cuartel general'. Desde las 12:00 horas, en horario portugués, los jugadores madridistas realizaron una sesión de estiramientos de quince minutos, que precede la charla técnica de Ancelotti. Será de quince minutos, con un argumento principal: la táctica.

COMIDA Y CHARLA

A las 13:00 horas llegará la última comida de equipo antes de la final y a las 17:30 se producirá la última charla de Ancelotti con su grupo. El técnico italiano proyectará un vídeo emotivo y comunicará el once que ha elegido para comenzar la final en la que el Real Madrid buscará la Décima Copa de Europa.

Ancelotti debe decidir en tres puestos. En el centro de la defensa donde el portugués Pepe tiene pocas opciones de jugar, muy justo de la rotura muscular que sufrió en su gemelo izquierdo, y todo indica a que el francés Raphael Varane será el elegido.

En el mediocentro donde Asier Illarramendi y el alemán Sami Khedira luchan por un puesto. Pese a que el técnico madridista públicamente ha dado más opciones al vasco, el alemán ha ido ganando enteros según ha mejorado su forma después de recuperarse en cinco meses y medio de una grave lesión de rodilla.

Y finalmente en punta, donde la positiva prueba que superó el francés Karim Benzema, le hacen ser el favorito para ocupar la zona del nueve superados sus problemas musculares en el abductor izquierdo.

El Real Madrid tiene planificada su llegada al estadio Da Luz, escenario de la final, sobre las 18:15 horas. Su hotel está cerca del estadio, a seis kilómetros, y espera que una marea humana de aficionados madridistas, le acompañe con sus ánimos hasta la entrada al recinto.