Benítez, en el punto de mira

La derrota el pasado domingo en Villarreal del Real Madrid ha sido una de las más duras de la temporada. Y ha hecho que se cuestione, una vez más, y con más fuerza, la labor del técnico blanco, Rafael Benítez. Se pudo ver a un Real Madrid desenchufado del partido, sobre todo en la primera parte.

No supo aprovechar el pinchazo del Barcelona en casa frente al Deportivo de la Coruña. Los jugadores no dieron la talla en el partido, y Benítez vuelve a estar en la picota. Prácticamente desde el principio, el técnico del club de Concha Espina ha sido objeto de críticas. Desde la pretemporada.

Recordemos las declaraciones a la pregunta que le hicieron varios periodistas sobre si Cristiano Ronaldo era el mejor jugador del mundo. Algo que le costó varias ruedas de prensa en reconocer y que pudo entorpecer su relación con el crack portugués.

INFERIOR ANTE LOS GRANDES

Ya en la temporada, el juego del equipo blanco no ha dado su mejor versión. Con los equipos grandes el Madrid no ha estado bien: Atlético de Madrid, PSG, F.C. Barcelona... y contra otros equipos de menor enjundia, también. Véase el caso del pasado domingo en Villarreal.

El sistema de juego de Benítez no acaba de calar en el vestuario. Además, ha tenido algún que otro encontronazo de declaraciones con algunos de sus jugadores, ya sea el caso de Sergio Ramos o el de James Rodríguez, por ejemplo. Problemas en el vestuario, un sistema que no acaba de llegar a los jugadores y errores en rueda de prensa y en el campo. Un cocktail que puede ser fatal para Rafael Benítez.

La destitución del técnico en invierno no es algo que al Real Madrid guste. Benítez llegó al club blanco con un contrato de tres años, y el presidente Florentino Pérez, hará todo lo posible para que el entrenador continúe en el cargo. Pero la situación puede volverse insostenible en muy poco tiempo. Si esto es así, el Madrid podría plantearse un cambio de técnico. ¿Quién podría llegar al banquillo del club blanco en caso de que Benítez fuera destituido?

ZIDANE, EN LA RECÁMARA

Lo más lógico, y lo que ha venido pasando históricamente en el club de Concha Espina, es que el entrenador sustituto fuera alguien de la casa. Casos como el de Alfredo Di Stefano, López Caro o el mismísimo Vicente del Bosque en otros tiempos, cuando aún no era seleccionador.

Esa sería, casi con total seguridad, la línea a seguir del Real Madrid. De acuerdo a esta idea, el mejor posicionado para dirigir el vestuario en caso de destitución del entrenador Benítez, sería el actual técnico del Real Madrid Castilla, Zinedine Zidane.

El francés ya se ganó el respeto del vestuario cuando fue segundo de Carlo Ancelotti. Todos los jugadores le respetaban y escuchaban. Y esto es un plus que puede hacer que el Madrid salga del atolladero en el que está metido. Lleva ya mucho tiempo preparándose para ser entrenador, conoce a los jugadores y sabe muy bien qué es el Real Madrid.

Es inimaginable que, teniendo a Zinedine Zidane como entrenador, algún jugador se revele. Solo por el respeto que infunde y por lo que ha sido como jugador. Nadie como él sabe cómo se ha de jugar al fútbol. Nadie como él sabe de qué va este deporte.

De no ser Zinedine Zidane, el Madrid buscaría fuera de su casa. Pero ¿qué gran entrenador podría llegar en enero? ¿Ficharía solo por 6 meses, hasta final de temporada? Una solución que a casi todos gustaría sería la vuelta de Carlo Ancelotti. Afición y jugadores darían, sin duda, el visto bueno al técnico italiano.

Otra cosa es que la junta directiva lo viera posible. Incluso el propio técnico italiano, que decidió decidió tomarse un año de descanso y aprovechar para operarse de un lesión en el cuello. Complicada vuelta.