Salud al Día. Programa del lunes 16 de julio de 2012

Descarga el fichero
16.07.2012

Dieta mediterránea. De todos son conocidas ya las propiedades de la dieta mediterránea, y para quien aún no lo sepa... es importante que la cuidemos, porque la alimentación que llevamos influye directamente sobre la salud de nuestro corazón hasta tal punto que puede llegar a reducir en un 30 por ciento el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular. Y si ya hemos tenido alguna patología de este tipo, una dieta sana nos protege de que volvamos a sufrirla, reduce las probabilidades en un 70 por ciento. ¿Y cómo hacemos que nuetra alimentación sea la más adecuada para nuestra salud? pues muy fácil, siguiendo la dieta mediterránea, tomando muchas frutas y verduras, incluyendo los alimentos integrales y cuidando que la ingesta de grasas saturadas sea baja. Además tenemos que comer abundante pescado, especialmente azul, pues es rico en ácidos grasos omega 3, como lo son también algunos frutos secos, y eso nos ayuda a reducir los niveles de colesterol y los triglicéridos, nos ayuda a controlar la presión sanguínea y nos protegen de la arritmias y los trombos. En definivita, que son cardiosaludables.

Cistitis. Cuando hablamos de cistitis, lo hacemos de una infección de orina que está provocada por los organismos que invaden el tracto urinario. Puede producirse por de dos formas diferentes, bien por el extremo inferior de las vías urinarias, que es lo más habitual, o bien a través del flujo sanguíneo. La principal desencadendante de este trastorno se llama Escherichia coli, una bacteria que prolifera especialmente en verano y que viene asociada a las relaciones sexuales, el 80 por ciento de las infecciones tienen esta causa, y al baño en lugares públicos, estar con el bañador mojado no ayuda en nada. Como tampoco lo hacen las comidas ácidas o especiadas, la cafeína, el alcohol y las bebidas carbonatadas. Somos las mujeres quienes principalmente tenemos problemas de este tipo, el pico de edad se sitúa entre los 18 y los 39 años, aunque también es habitual que lo padezcan las mujeres premenopaúsicas. En nuestra mano está seguir las recomendaciones para evitar la cistitis, entre ellas... beber abundante líquido, orinar justo después de mantener relaciones sexuales y ayudarnos de los preparados de venta en farmacia ricos en proantocianidinas, que nos ayudan a prevenir estos episodios tan molestos.

Sueño y personas mayores. A todos nos ha pasado o nos pasa, que con el calor dormimos peor, tenemos dificultades para conciliar el sueño y nos despertamos con mayor facilidad. Este problema se agrava si hablamos de las personas mayores, con la edad se deterioran los mecanismos responsables de la regulación de la temperatura, en concreto el hipotálamo, encargado también de regular el sueño. Si a ello sumamos el calor veraniego, los episodios de sueño son más inestables y fragmentados. No hablamos por cierto de pocas personas, estos trastornos afectan al 60 por ciento de la población anciana, que sufre además una alteración del ritmo cardiaco que les provoca el adormecimiento antes de la hora deseada y les lleva a tener un precoz despertar por las mañanas. Junto a esto, ponemos la apnea del sueño, una enfermedad que padecen un 10 por ciento de estas personas mayores... y que supone también un riesgo de accidente cerebrovascular y cardiaco. Todo esto va en contra de una buena calidad de vida, para mejorarla lo más acertado es que quienes están ya en la tercera edad tengan una dieta sana, una vida social activa y hagan ejercicio acorde con su edad.