El suelo de parques y jardines, fundamental para la buena salud en las ciudades

  • Los microorganismos del suelo potencian el sistema inmunológico y la respuesta ante las alergias
  • Las zonas verdes urbanas en muchas ocasiones "son el único contacto que tienen los ciudadanos con la naturaleza"
Un niño juega en la arena de un parque
Un niño juega en la arena de un parque |ARCHIVO

Un estudio internacional liderado por la Universidad Pablo Olavide (UPO) y publicado este viernes en 'Science Advances' asegura que los microorganismos del suelo en parques y jardines de áreas urbanas juegan un "papel fundamental" potenciando el sistema inmunológico y la respuesta ante las alergias, según ha informado el CSIC.

Esta investigación describe por primera vez el microbioma de los suelos de las zonas verdes en 56 ciudades del mundo y analiza sus beneficios para la biodiversidad y para las personas que habitan en zonas urbanas.

Madrid unirá zonas verdes y recuperará otras degradadas para crear el Bosque Metropolitano
Madrid unirá zonas verdes y recuperará otras degradadas para crear el Bosque Metropolitano
Madrid unirá zonas verdes y recuperará otras degradadas para crear el Bosque Metropolitano

Madrid unirá zonas verdes y recuperará otras degradadas para crear el Bosque Metropolitano

El estudio muestra que estos espacios verdes son puntos calientes de biodiversidad y que, de la misma manera que ocurre con aves y plantas, se produce cierta homogeneización entre los microbios que pueden encontrarse en los suelos de los parques y jardines urbanos del planeta.

LOS PARQUES Y JARDINES CONTRIBUYEN AL BIENESTAR HUMANO

Además, revela que los parques y jardines son áreas recreacionales que contribuyen al bienestar humano. Sin embargo, poco se sabe de la contribución de las zonas verdes de las ciudades (parques, áreas verdes, cinturones verdes) en el mantenimiento de la biodiversidad y sostenibilidad ambiental.

"Estas zonas son fundamentales para mantener la salud de la población humana"

"Estas zonas son fundamentales para mantener la salud de la población humana, pero además son el hábitat de multitud de seres vivos, entre los que destaca una ingente biodiversidad de microorganismos, que vive bajo nuestros pies y que lleva a cabo funciones primordiales para el mantenimiento de la vida en este planeta", ha explicado el investigador de la UPO Manuel Delgado-Baquerizo.

Para Delgado-Baquerizo, las zonas verdes urbanas "son fundamentales" para el bienestar ya que, en muchas ocasiones, "son el único contacto que tienen los ciudadanos con la naturaleza".

Para describir el microbioma de los suelos de zonas verdes, se han estudiado los suelos de grandes urbes como Pekín, Santiago de Chile o Ciudad del Cabo o de núcleos urbanos más pequeños, de algunos miles de habitantes, como Utrera, en el sur de España, o Alice Springs, en el centro de Australia.

Los investigadores tomaron muestras en jardines y zonas recreacionales y analizaron la biodiversidad de distintos organismos, tales como bacterias y hongos, así como diversas propiedades físicas y químicas del suelo, y características funcionales de dichos microorganismos.

Foto: Redacción |Vídeo: Telemadrid

Al ser los parques espacios altamente alterados por la actividad humana, estos microorganismos podrían servir como bioindicadores del efecto del ser humano en los ecosistemas. "Puede ser muy útil a la hora de evaluar el estado de otros ecosistemas seminaturales", añade José Luis Blanco, investigador del Instituto sobre la Agricultura, la Alimentación y el Medio Ambiente en Francia (INRAE).

El estudio demuestra que los espacios verdes, además de repetir un patrón que se cumple a nivel global en los parques de todo el planeta, son un punto caliente de biodiversidad de microbios. De hecho, proporciona la primera lista de las especies de arqueas, bacteria, hongos y protozoos que viven en los parques.

Según recoge la investigación, los suelos de parques tienen una gran cantidad de material genético microbiano asociado con patógenos humanos, microbios que tienen resistencia a antibióticos y con microbios controladores de gases de efecto invernadero.