Grasas en la sangre

  • Demuestran por vez primera que los triglicéridos también tienen un papel importante en el desarrollo de la aterosclerosis
Figura de un corazón en un laboratotio
Hasta ahora, los triglicéridos ocupaban una posición secundaria cuando se contaban las cifras de colesterol total |ARCHIVO

Los triglicéridos pueden ser factor de riesgo cardiovascular tan relevante como el colesterol elevado. Un estudio realizado por un equipo de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), muestra, por primera vez, que en individuos con riesgo cardiovascular bajo a moderado, el exceso de triglicéridos en la sangre se asoció con aterosclerosis subclínica e inflamación vascular, incluso en personas con niveles normales de HDL, colesterol 'bueno'.

Hasta ahora, los triglicéridos pasaban más desapercibidos y ocupaban una posición secundaria cuando se contaban las cifras de colesterol total y especialmente las del LDL o colesterol 'malo'.

De hecho, de forma general, “a la hora de prevenir el desarrollo de aterosclerosis, los expertos no recomiendan tratar los niveles altos de triglicéridos si el colesterol LDL está dentro de la normalidad, salvo que el paciente tenga alto riesgo cardiovascular”, señala el Dr. Sergio Raposeiras-Roubin, primer autor del artículo.

EL MECANISMO DE LA INFLAMACIÓN

Además, en el trabajo ahora publicado en The Journal of American College of Cardiology (JACC), no solo se ha visto la asociación entre triglicéridos y aterosclerosis, sino también la relación con la inflamación vascular.

Durante los ultimas años se ha observado que la inflamación es un mecanismo clave de la aterosclerosis (engrosamiento del vaso por acumulación de grasa) y de la progresión rápida de la enfermedad coronaria.

Cuando el estimulo inflamatorio se mantiene en el tiempo, se producirá́ una inflamación crónica, que puede llegar a destruir el tejido o producir la perdida de la funcionalidad del órgano afectado.

Por tanto, destaca el Dr. Borja Ibáñez, director de Investigación Clínica del CNIC, se trata de una asociación marcada entre los triglicéridos y las fases iniciales de la aterosclerosis, “algo que es importante a la hora de establecer estrategias preventivas”.

VIGILAR A LOS TRIGLICÉRIDOS

Según los investigadores, el punto de corte a partir del cual el riesgo de aterosclerosis se eleva de forma marcada sería 150 mg/dl. Así pues, parece razonable aconsejar a la población las medidas higiénico-dietéticas adecuadas para su consecución.

Los niveles altos de triglicéridos pueden incrementar su riesgo de enfermedad coronaria

El cuerpo obtiene los triglicéridos de la comida (especialmente de las carnes y aceites vegetales) y también fabrica triglicéridos por sí mismo. Como con el colesterol, necesita apenas la cantidad correcta de triglicéridos. Los niveles altos de triglicéridos pueden incrementar su riesgo de enfermedad coronaria y de los vasos sanguíneos.

El trabajo del CNIC tiene implicaciones importantes para modificar las guías de práctica clínica, haciendo hincapié en la necesidad de controlar no solo el colesterol-LDL sino también los niveles de triglicéridos.

Como señala el Dr. Valentín Fuster, director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), la medición de los niveles de triglicéridos es algo habitual, y afortunadamente, disponemos de un arsenal terapéutico apropiado y eficaz para conseguir su control a niveles adecuados”.