La metamorfosis del Santiago Bernabéu: de 'Nuevo Chamartín' a estadio de élite

La transformación del Santiago Bernabéu
La transformación del Santiago Bernabéu |REDACCIÓN

Su nombre era estadio de Chamartín (o 'Nuevo Chamartín'). Al menos, así le bautizaron ese 13 de diciembre de hace ahora 74 años, el día en que fue inaugurado y pasó a convertirse por entonces en el mejor estadio de Europa. Pero ese nombre cambió pocos años después para tomar su actual nombre: Santiago Bernabéu (en honor al por entonces presidente del club).

En plena metamorfosis, que dotará al estadio de un aspecto totalmente diferente al que conocemos hasta ahora, hacemos un repaso por la historia de este 'enclave sagrado' para los aficionados madridistas.

El 'nacimiento' del Santiago Bernabéu

Al principio, nada más inaugurarse el estadio recién construido en la Avenida de Concha Espina, 1, tenía capacidad para cerca de 100.000 espectadores.

La forma del estadio fue escogida entre un buen número de maquetas presentadas en el Círculo de Bellas Artes. Los elegidos fueron los arquitectos Muñoz Monasterio (arquitecto también de la Plaza de toros de las Ventas y el Parque deportivo Puerta de Hierro en Madrid, el estadio Ramón de Carranza en Cádiz y el Sánchez-Pizjuán en Sevilla) y Alemany Soler. Los terrenos sobre los que se edificaría el estadio, fueron bendecidos.

El estadio Santiago Bernabéu fue inaugurado un 13 de diciembre de 1947 con el nombre de estadio de Chamartín

El partido inaugural del estadio fue contra 'Os Belenenses' (el por entonces campeón de la liga portuguesa). Ganó el equipo madridista 3-1. El primer gol de la historia del Santiago Bernabéu, por cierto, tiene sello blanco y fue un tanto de cabeza de Barinaga.

En constante renovación

El estadio ya ha sufrido varias reformas anteriores a la actual. Poco después de su inauguración, se amplió para dar cabida a un total de 125.000 espectadores, creando dos nuevos anfiteatros de pie. Estas obras terminaron en 1954, aunque se siguieron ejecutando algunas mejoras. Por ejemplo, en la iluminación. En 1957, el estadio Santiago Bernabéu estaba considerado como 'el mejor iluminado' de Europa.

La segunda reforma llegó con el mundial de España de 1982 (sí, el de 'Naranjito'). La nueva exigencia europea de seguridad pedía entradas independientes para las distintas localidades y un mayor número de asientos para los espectadores (la mitad del aforo), lo que redujo el aforo a 98.000. Y lo más llamativo: se instaló una marquesina que cubría tres cuartas partes de las gradas.

La tercera gran reforma llegó en la década de los 90: el estadio se volvió a ampliar, bajo encargo del por entonces presidente del club, Ramón Mendoza, a la empresa Ginés y Navarro Construcciones. ¿Cómo lo consiguieron? Ampliando la altura del estadio, de 22 a 45 metros.

Sin embargo, esta reformaría consigo un problema: con la nueva altura, el campo de juego quedaba en sombra en invierno en tres cuartas partes de su terreno. Para evitar que el césped se deteriorara, tuvieron que instalar una red de tuberías de agua caliente bajo el césped para calentar el terreno y evitar las heladas.

Además, esta nueva altura obligó a potenciar el sistema de iluminación.

En 1998 llegó una cuarta reforma, ya con Lorenzo Sanz como presidente del club. De nuevo se colocaron más asientos para los espectadores, reduciéndose el aforo de nuevo.

El estadio que dejará de ser el que era

Pero la cosa no quedó aquí. La llegada de Florentino Pérez a la presidencia del club blanco supuso una nueva era de reformas constantes. El objetivo era mejorar la calidad de los espectadores y 'embellecer' el estadio, así que se amplió la cubierta lateral este, se reformó la fachada que da a la calle Damián, se crearon nuevos vestuarios, se instaló calefacción en las gradas, se creó una nueva sala de trofeos, y más bares... escaleras mecánicas y hasta ascensores panorámicos.

El estadio fue calificado por la UEFA como 'estadio de élite'.

En el año 2011 se ampliaron las gradas del primer anfiteatro. Actualmente, tiene capacidad para 81.044 espectadores, aunque el estadio permanece cerrado por una nueva y profunda remodelación que transformará el revestimiento del estadio, le dotará de 8.000 nuevas localidades y zonas verdes, un hotel, un centro comercial u nuevas zonas de estacionamiento.