"Salud para los madrileños" y el "fin de la pandemia", las peticiones de los representantes políticos a la Virgen de la Almudena

  • Este año no se ha realizado ni ofrenda florarl ni procesión
  • El Arzobispo de Madrid ha señalado la importancia de combatir las desigualdades que provoca el coronavirus

Los madrileños han mostrado un año más su cariño a la Virgen de la Almudena, su patrona. Sin embargo, este año celebración muy atípica.

Una misa que se ha trasladado a la Catedral de la Almudena y a la que no han faltado representantes del Ayuntamiento de Madrid y de la Comunidad. Estaba previsto que asistiera la presidenta regional, pero Isabel Díaz Ayuso se encuentra en cuarentena preventiva

Esta vez la misa ha tenido que ser en la catedral y no en la plaza Mayor, con aforo limitado, distancia social y mascarilla. El Cardenal Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha presidido la eucaristía y el el alcalde, José Luis Martínez Almeida, ha renovado el tradicional voto de la villa.

Representantes del Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y la Delegación del Gobierno han acudido a la celebración del Día de la Almudena y todos ellos han coincidido en pedir "salud para los madrileños" y que se supere la crisis del coronavirus. Los representantes políticos también se han acordado de la labor de los sanitarios, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y no han querido olvidarse que "los que no están o están enfermos".

Por su parte, el Arzobispo de Madrid ha señalado en su homilía cómo la pandemia ha incrementado las desigualdades y la importancia de combatir esa "injusticia social".

Después de la Eucaristía, sin procesión ni ofrenda floral, la imagen de la Virgen de la Almudena ha salido al atrio exterior de la catedral para recibir el cariño de los madrileños.

Mejores Momentos

Programas Completos