Lima, hogar de cientos de gatitos y la segunda ciudad del mundo ubicada en un desierto

Lima, Perú
Lima, Perú |Archivo

Hablar de la ciudad de Lima es hablar de variedad de colores, de sensaciones y de sabores, un destino que no deja indiferentes a nadie y que sorprende por la cantidad de rincones por descubrir durante este viaje.

El parque de los gatitos en el barrio Miraflores

Uno de estos lugares es un curioso parque ubicado en el corazón del barrio Miraflores llamado ‘Parque Kennedy’ donde la gente se puede acercar para acariciar a algunos de los cien gatos de viven en este espacio de 22 mil metros cuadrados y que han convertido en su hogar.

Este barrio es uno de los más frecuentados por los turistas que visitan Lima ya que es uno de los lugares más seguros de la ciudad y con más oferta de ocio, como espectáculos de música, carritos de comida típica de Perú o mercadillos artesanales.

Pero la gran pregunta es cómo llegaron tantos felinos a este parque en el que no hay ni un solo perro.

Hay muchas teorías que intentan explicar el origen de este hogar felino pero la más extendida es que la iglesia cercana a este lugar, la Iglesia Virgen Milagrosa, soltara algunos gatos para controlar alguna plaga de roedores que les molestaba y que, con el paso de tiempo, estos mamíferos fueron reproduciéndose hasta formar esta gran colonia amigable que está encantada de recibir visitantes en su territorio.

El Castillo Rospigliosi fue construido para el Rey Alfonso XIII de España

Siguiendo nuestra ruta por Lima vamos a parar al Castillo Rospigliosi que data de 1929 y que fue construido para hospedar al Rey Alfonso XIII de España durante sus visitas a Perú, aunque, lamentablemente el rey nunca llego, al dejar de ocupar el trono por la Revolución Española.

En la actualidad esta construcción está muy bien conservada y llama la atención de todo el que pasea por sus alrededores por su espectacular forma de castillo y coloreado con motivos azules y dorados.

Lima, la segunda ciudad más grande del mundo ubicada en un desierto

Otra curiosidad de Lima es la gran extensión de desierto que posee, colocándose en segunda posición como la segunda ciudad más grande del mundo ubicada en un desierto solo superada por El Cairo, en Egipto, lo que la convierte en especialmente vulnerable a la carencia de agua.

Y es que llueve solo 9 milímetros al año y la escasez de agua es una de las principales condicionantes ambientales que ha acompañado el crecimiento de la ciudad durante su historia ya que, a diferencia de El Cairo por el que corre el Río Nilo, Lima no tiene grandes ríos ni reservas de agua.

A esta falta de agua se le suma la escasez de vegetación en zonas como el desierto costero del Perú que se ubica en la mayor parte de la costa del Perú con un clima subtropical muy árido y alta humedad atmosférica.

El ‘Circuito Mágico del Agua del Parque de la Reserva’, icono de Lima

Donde no alta este recurso natural es en el ‘Circuito Mágico del Agua del Parque de la Reserva’, una de las atracciones de Lima más llamativas y que cuenta con el honor de ser el complejo de fuentes que está considerado el más grande del mundo.

Fue inaugurado en 2007 y desde entonces se ha convertido en el icono de la ciudad de Lima.