Secun de la Rosa reflexiona en 'Las piscinas de la Barceloneta' sobre lo que fuimos y lo que somos

  • Una Barcelona de finales de los 70 llena de homosexuales, anarquistas, putas y chaperos, es testigo del "despertar de un chico de barrio que sueña con un mundo diferente"
  • Todos los jueves, hasta el 14 de octubre, en la Sala Mirador
Foto: Telemadrid |Vídeo: Telemadrid

Las piscinas de la Barceloneta eran un faro de modernidad en los felices años 20. Fueron las primeras instalaciones que permitieron la desnudez o el baño conjunto de hombres y mujeres. Pasados los años, la “Deliciosa”, era frecuentada por artistas del paralelo, homosexuales, anarquistas, putas, chaperos, estraperlistas del barrio chino, marineros…

Secun de la Rosa lleva este universo de la Barcelona de finales de los 70 a la sala Mirador -por el momento solo cuatro funciones-, en un descubrimiento colectivo, pero también personal, “el despertar de un chico de barrio que sueña un mundo diferente que acaba en las piscinas del Barceloneta”, nos cuenta el actor y directo en Madrid Directo de Onda Madrid.

“Todo el mundo de siente identificado con haber sido testigo de una época”

La obra se convierte en la gran reflexión de una vida: “Sebas, el protagonista, reflexiona 40 años después sobre aquel despertar, lo que hizo mal, lo que hizo bien, si fue o no valiente… “Todo el mundo de siente identificado con haber sido testigo de una época”, asegura Secun de la Rosa.

“Los tiempos que vivimos se parece mucho a aquella Barcelona de finales de los 70”, continúa diciendo. “La vida está cogiendo un caminillo raro, es una sensación que tiene Sebas y tengo yo”, dice Secun.

“El protagonista cuenta que las piscinas de la Barceloneta están llenas de putas y maricones, algo que, dicho ahora, resulta más fuerte por la palabra que por el hecho en sí”, asegura el actor. “Yo tenía muchas ganas de sacar la comedia”, confiesa, pero el monólogo “pedía una poética y una cosa íntima”.

El despertar a una vida en las piscinas de la Barceloneta, ¿podría tener su secuela en Madrid?: “Hay que mojarse, tirarse a la piscina y Madrid tiene mucho para jugar con sus piscinas”, asegura Secun de la Rosa.

Recomendamos

Más de Teatro