Vídeo: Telemadrid | Foto: Redacción

Los secretos de la Catedral de la Almudena

La Catedral de la Almudena es el edificio religioso más importante de Madrid. El Papa Juan Pablo II la consagró el 15 de junio de 1993 y, desde entonces, ha sido restaurada en varias ocasiones. En la actualidad se ha convertido en un espectacular monumento del que los madrileños están muy orgullosos. La otra agenda nos descubre este lugar en el que se casaron los actuales reyes y en cuya cripta están enterrados grandes de España.

Situada en la céntrica calle de Bailén, esta “es una catedral moderna que comenzó a construirse en el siglo XIX y que terminó en el siglo XX”, nos explica Cristina Terreros, directora del museo de la Catedral de la Almudena.

En su interior se encuentra la patrona de la ciudad, la Virgen de la Almudena. Está cobijada bajo un retablo de Juan de Borgoña y sobre un trono de plata regalo de Felipe IV. A los pies de la virgen está enterrada la reina Mercedes, la primera esposa del rey Alfonso XII. “Muy devota de la Virgen de la Almudena, pidió a su esposo construir un templo en honor de la patrona”, explica Cristina.

Otro elemento llamativo que llegó a la catedral en 2011 es una gota de sangre de San Juan Pablo II, que fue el Papa que dedicó la catedral de la Almudena en 1993. De hecho, fue la primera ocasión en la que un Papa celebraba la dedicación de una catedral fuera de Roma.

Desde la cúpula de la catedral hay unas vistas inmejorables de Madrid

La sacristía mayor de la catedral es una sala moderna del siglo XXI realizada por el padre Marko Ivan Rupnik. En ella se cuenta la vida de Jesús y la historia de la salvación cristiana. “A lo largo de diferentes panales realizados con la técnica del mosaico descubrimos pasajes tanto del Nuevo como del Antiguo Testamento”.

Desde el balcón de la catedral hay una vista inmejorable del Palacio Real. Ambos edificios están únicamente separados por las plazas de la Almudena y la plaza de la Armería, divididas por una reja. De igual modo, desde la cúpula del edificio también se pueden disfrutar de unas increíbles vistas de todo Madrid.

En el museo de la catedral los visitantes pueden contemplar a la Virgen de la Almudena de una manera muy diferente a como la conocen los madrileños: vestida. Y es que hasta el siglo XIX se vestía con los mantos de la reina y de las damas de corte, ya que era la patrona de Madrid. Fue en esta fecha cuando un obispo de la ciudad mandó a restaurar la talla y quitarle los trajes. “Pero en el museo podemos contemplarla tal y como se veía hasta 1890”, nos asegura su directora.

Mejores Momentos

Programas Completos