Desert City, una ciudad de cactus en Madrid

Desert City, una ciudad de cactus en Madrid
Desert City, una ciudad de cactus en Madrid |Desert City

Si de algo puede estar orgullosa la Comunidad de Madrid es de su riqueza natural. Quizás el más claro ejemplo lo encontramos en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, en todos y cada uno de sus icónicos escenarios: el puerto de Navacerrada, el macizo de Peñalara, La Pedriza... La mágica esencia que envuelve a la sierra de Guadarrama la han convertido en un enclave frecuentado por excursionistas y montañeros, por poetas e intelectuales, por escritores y artistas.

La Sierra Norte, el Parque Regional del Sureste, el Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama y su entorno, la Sierra del Rincón o el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares son solo algunos de los otros muchos lugares en los que podemos disfrutar de primera mano de la naturaleza madrileña.

Una guía completa para recorrer la sierra de Madrid
Una guía completa para recorrer la sierra de Madrid
Una guía completa para recorrer la sierra de Madrid

Una guía completa para recorrer la sierra de Madrid

Sin embargo, no hace falta irse fuera de la capital para entrar en contacto con espacios naturales. Puede que la primera imagen que se nos viene a la cabeza al pensar en Madrid es la de altos edificios y calles bulliciosas, pero la realidad es que la Villa acoge entre sus límites auténticos tesoros como el Parque de El Retiro, Casa de Campo, la Dehesa de la Villa o Madrid Río, aunque la lista de jardines y zonas verdes es muchísimo más extensa.

Y entre todos estos paisajes de jardines, bosques y montañas, hay uno que destaca por su singularidad. Una auténtica ciudad del desierto en pleno corazón de nuestra región. Hablamos de Desert City.

Un inmenso jardín botánico

En San Sebastián de los Reyes, en el kilómetro 25 de la autovía A-1, se encuentra Desert City. Este vivero biotecnológico y jardín botánico se ha especializado en xeropaisajismo y está formado por unas seiscientas especies diferentes.

En este espacio se encargan de investigar, cultivar y divulgar conocimientos sobre cactus, suculentas y otras plantas xerofíticas de los cinco continentes, aunque también hay algunos ejemplares autóctonos de la Comunidad de Madrid y de la región mediterránea.

Los visitantes pueden adquirir estas plantas, además de disfrutar de un inmenso jardín botánico de unos seis mil metros cuadrados. Este jardín fusiona los elementos estéticos de los paisajes naturales de las zonas áridas y semiáridas del planeta (como son los cactus) con plantas autóctonas de clima mediterráneo (lavanda, romero, etc.). Se divide en cinco zonas temáticas principales:

  • Arizona es el centro de atención de las miradas del público. Aquí encontramos cactus de diversas formas, colores y texturas formando un armonioso conjunto. Tres colinas dominan este espacio culminando su ápice cactus de tipo columnar de diferentes especies y orígenes. Este espacio está atravesado por el gran Cañón del Colorado, que nos sumerge en una experiencia única que centra nuestra atención en los elementos presentes e impide la distracción con otros estímulos.
  • Oasis es un ambiente de recreo que acoge al caminante del desierto en búsqueda de refugio. El bosque de palmeras, los pájaros anidando en sus copas y el agua resbalando por las piedras nos transportan hacia un viaje de deleite y relajación. Además, el rincón de los olores desprende por el ambiente sus intensos aromas a melisa, menta y hierba luisa.
  • Tabernas, un espacio minimalista que rompe con la estética orgánica del resto del jardín. La lámina de agua de líneas ortogonales limita el espacio del jardín y crea un vínculo de transición entre los dos conceptos de diseño. Los reflejos de las plantas en la lámina permiten observar los efectos fugitivos de la luz al amanecer. El misticismo de la proporción áurea acompaña al caminante a lo largo del paseo y le añaden simbología a este espacio de bienvenida.
  • Toscana. Este conjunto es una reinterpretación del jardín señorial italiano. Especies típicas como el olivo, el granado, el mirto, el taray o la lavanda entremezcladas con otras de origen mejicano como las yucas, los sotoles, las opuntias o los agaves, así como muchas otras especies de variados orígenes. Este espacio se caracteriza por la abundancia y diversidad de floraciones, los fuertes aromas y por una singular belleza que produce el mestizaje de especies xerofíticas de diferentes entornos. 
  • Guajira, bajo la pasarela que atraviesa el jardín. Este entorno cuenta con diversidad de especies cactáceas, xerofíticas del mediterráneo y plantas de la jardinería clásica. En la penumbra de la pasarela se erigen unas singulares esculturas: los amores encontrados. A su lado se desarrollan especies adaptadas a la sombra, creando un espacio de intimidad que invita al reposo y la contemplación.
Desert City, una ciudad de cactus en Madrid |Desert City

Un gran invernadero de cristal de 1.700 m2

En Desert City, todo un completo equipo de ingenieros agrónomos, forestales y ambientales exploran nuevas y diferentes maneras de recrear espacios verdes sostenibles con las plantas xerofíticas, tanto en el exterior como en los espacios interiores.

Además, desde el centro también ofrecen la posibilidad de diseñar e instalar jardines sostenibles, que puedan ser disfrutados tanto en el presente como por futuras generaciones, tanto a particulares como a empresas. Y es que estos xeropaisajistas conjugan el arte y la técnica de recrear naturaleza con este tipo de plantas.

¿Qué es la xenojardinería?

La xenojardinería es la técnica de cultivar jardines con plantas de alto valor ornamental y que requieren un escaso consumo de agua. El resultado son xenojardines como los de Desert City: espacios formados por xenófilas, es decir, plantas adaptadas a las características de los terrenos áridos.

En este escenario destaca la presencia de especies como las cactáceas (cactus) y otras crasas o suculentas (por ejemplo, el aloe vera) como sábilas, agaves o crasuláceas. Pero también encontramos plantas de climas secos como la lavanda, el junípero o el tomillo. Normalmente suelen abundar las plantas cuyos requisitos naturales son los apropiados al clima local y se tiene cuidado en evitar las pérdidas de agua causadas por la evaporación y por escapes.

Ventajas

  • Una mayor cantidad de agua disponible para otros usos.
  • Menor tiempo y trabajo de mantenimiento.
  • Un mejor aprovechamiento de las precipitaciones gracias a un óptimo diseño del lecho floral.
  • Mayor resistencia frente a situaciones de escasez de agua.
  • Un incremento del hábitat para la fauna, como abejas y mariposas.

Desventajas

  • Requiere de una planificación del espacio y de la distribución de las plantas.
  • Mayor trabajo de preparación y de mantenimiento del terreno en los lechos de cultivo.
  • Sistemas de irrigación más complejos.
  • Si la irrigación no se ha planificado correctamente, se malgasta una cantidad de agua no necesaria.
  • No todas las especies son idóneas en este tipo de cultivo.

Redacción