Así conquistó Grace Kelly a Rainiero III y a todo el Principado de Mónaco

Rainiero III de Mónaco conoció a Grace Kelly en un encuentro organizado y desde ese momento empezaron a surgir toda clase de rumores de la posible relación entre ambos.

Un día, el Principado de Mónaco anunció el compromiso de ambos y juntos dieron una rueda de prensa con los detalles del futuro enlace.

Desde ese momento, Grace es consciente de que tiene que poner fin a su carrera como actriz y a su vida en América puesto que se trasladará a Palacio.

El 9 de abril de 1956, la actriz llega en barco a Mónaco, junto a sus padres, familiares y amigos para cumplir con una frenética agenda de festejos junto a su prometido antes del gran día.

La semana previa a la boda entre Grace y Rainiero fue una auténtica locura mediática

La pareja celebra una íntima ceremonia civil en el Salón del Trono de Palacio, un acto previo obligatorio en el Principado para todos aquellos que quieren casarse por la iglesia.

Un día después, el 19 de abril de 1956, Grace Kelly camina hacia el altar con un vestido de novia realizado con 350 metros de encaje rosa de Bruselas de cien años de antigüedad. Para realizarlo, fueron necesarias treinta costureras y dos meses. El resultado fue una auténtica obra maestra, un vestido que pasó a la historia por su perfección.

Mejores Momentos

Programas Completos