Vídeo: Telemadrid | Foto: TELEMADRID

Un grupo de okupas se instala en un edificio de Patrimonio en el barrio de Salamanca con riesgo de derrumbe

Un grupo de okupas se ha instalado en un edificio de 700 metros cuadrados ubicado en el centro de Madrid y que pertenece al Estado, es propiedad de Patrimonio Nacional. Es un edificio con varios pisos en la calle Santorcaz.

Vecinos del barrio de Salamanca, están preocupados porque estos okupas han accedido a uno de los edificios que es propiedad del Estado, que lleva varios años vacío porque no pasó la correspondiente inspección y hay riesgo de derrumbe.

Fiestas y barbacoas en la azotea

Señalan a Buenos Días Madrid que con la excusa de que quieren hacer ‘un centro social’ allí organizan fiestas y juergas por la noche “hasta las 4 o 5 de la mañana, saltándose el toque de queda”. “Hacen también barbacoas en la azotea –relatan- y se lo están pasando en grande, ocupar no es la solución, es agresión a la propiedad”

Indican, además, que hay varios vehículos que entran y salen, entre ellos furgonetas. El edificio tiene unos 700 metros cuadrados, tiene varias viviendas y garajes y está cerca de El Viso y de Chamartín en una calle estrecha y tranquila. Los okupas entraron reventando la cerradura.

Dicen los vecinos que es una situación de lo más absurda porque es un edificio del Estado, pertenece a la Dirección General de Patrimonio, y hay carteles avisando de que hay riesgo estructural y que cualquier cosa que pase es responsabilidad de los ocupantes del mismo.

Piden responsabilidad a las autoridades

“Primero vinieron dos o tres okupas y luego fueron llegando más, pero no sabemos cuántos hay exactamente –dice un vecino a Buenos Días Madrid – Ahora lo que nos preocupa es que se nos enquiste el problema, porque entre que se mueve esto se quedará aquí años y años”.

Aseguran que los intrusos llevan unos 10 días okupando el piso, creen que hay cuatro o cinco personas dentro siempre pero que hay mucho trajín de gente que sale y entra y meten colchones y sillas.

Según dicen, el vecindario está bastante enfadado porque es un barrio familiar y temen los problemas derivados de la concentración de este grupo numeroso de okupas. Piden responsabilidad a las autoridades y van a seguir insistiendo tanto a Patrimonio como el Ministerio de Hacienda para que tomen cartas en el asunto porque el edificio es suyo.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de okupas