Obligados a iniciar una nueva vida tras tres años de acoso a su hijo en un colegio de Cataluña

  • Les amenazaban por la calle, con llamadas de números desconocidos, a su hijo de 9 años no le ponían la comida en el comedor... el infierno de una familia obligada a huir de su casa por el hostigamiento
Foto: Telemadrid.es |Vídeo: Telemadrid

Los casos de acoso en Cataluña a familias por exigir educación en castellano para sus hijos -como recoge la ley- sigue en aumento: Es el caso de Quique, un padre de Gerona que ha estado recibiendo amenazas e insultos durante 3 años por exigir la enseñanza del castellano donde estudiaba su hijo en su colegio de Llagostera, en la localidad gerundense.

La familia del menor de Canet ejerce la acusación por el acoso en Twitter
La familia del menor de Canet ejerce la acusación por el acoso en Twitter
La familia del menor de Canet ejerce la acusación por el acoso en Twitter

La familia del menor de Canet ejerce la acusación por el acoso en Twitter

Tras la sentencia del TSCJ que obligaba al 25 por ciento de castellano no cesó el acoso contra ellos en el pueblo. El miedo a que le hicieran algo al niño les ha obligado a irse de Cataluña: "Tras la sentencia empezaron las amenazas y los insultos a mí y a mi hijo. No le ponían la comida en el comedor... Era insostenible vivir allí. No quiero ese ambiente para mi hijo".

El crudo testimonio de Quique, un padre acosado en Cataluña por exigir que se cumpla la ley del 25% de castellano en el colegio de su hijo en Cataluña / Telemadrid.es
El crudo testimonio de Quique, un padre acosado en Cataluña por exigir que se cumpla la ley del 25% de castellano en el colegio de su hijo en Cataluña |Telemadrid.es
Era insostenible vivir allí. No quiero ese ambiente para mi hijo

Desde entonces no cesó el acoso en el pueblo: les amenazaban en la calle, las llamadas de números desconocidos con amenazas de agresión, las llamadas a la empresa de su padre para perjudicarle… Incluso a su hijo, tras la sentencia, no le ponían la comida en el comedor del cole.

La presión continuó y la familia no pudo más. Temían por su propia integridad y el hijo, un niño introvertido, estaba muy afectado.

Ahora Quique, su hijo y sus padres viven a muchos kilómetros de Cataluña. El padre de Quique -abuelo del niño- solicitó la prejubilación para adelantar la marcha. Se han visto forzados a iniciar una nueva vida, después de nacer y vivir toda la vida allí. Atrás han tenido que dejar a su familia y sus amigos.

Recomendamos

Mejores Momentos

Programas Completos