El ictus se desmarca como la "pandemia silenciosa" del siglo XXI

  • Cerca de 120.000 personas sufren un ictus cada año en España
Rehabilitación de un paciente tras un ictus
Rehabilitación de un paciente tras un ictus |Europa Press

Alrededor de 120.000 personas sufren un ictus en España cada año y, tras ello, el 40% tendrá como secuela algún grado de espasticidad (músculos tensos y rígidos) y requerirá tratamiento de rehabilitación y Medicina Física.

Son datos de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF), que ha difundido con motivo de la campaña '#NoPuedesDejarloPasar, habla con tu médico' que la sociedad científica, junto con la colaboración de la Fundación Freno alICTUS y Abbvie, ha lanzado para pacientes y familias para concienciarles sobre la importancia de acudir al médico rehabilitador para tratar las secuelas de un ictus.

"Pretendemos que no dejen pasar su Rehabilitación porque en muchos casos no acuden a consulta. Buscamos que se impliquen y se conciencien de que se pueden tratar estas secuelas del ictus", ha precisado la sociedad científica.

Haber sufrido un ictus triplica el riesgo de morir tras superar la covid-19
Haber sufrido un ictus triplica el riesgo de morir tras superar la covid-19
Haber sufrido un ictus triplica el riesgo de morir tras superar la covid-19

Haber sufrido un ictus triplica el riesgo de morir tras superar la covid-19

Concienciar sobre las secuelas del ictus

Las secuelas, añade SERMEF, dificultan a los pacientes la realización de actividades de su vida diaria como sentarse en una silla o coger objetos con la mano. Por ello, la presidenta de la entidad, Carolina de Miguel, ha insistido en la importancia de la rehabilitación para que un especialista valore las posibles secuelas y establezca un tratamiento.

Por su parte, Julio Agredano, presidente de la Fundación Freno al ICTUS, ha afirmado que los números indican que el ictus es la pandemia silenciosa del siglo XXI, siendo una enfermedad que genera una alta discapacidad en las personas que lo sufren. Esta campaña quiere lanzar el mensaje de que después de un ictus hay mucho que podemos hacer para mejorar de las secuelas sobrevenidas por la enfermedad y tener una mayor calidad de vida después de un ictus", ha expuesto.

Cada año, cerca de 120.000 personas sufren un ictus en España. Las secuelas pueden afectar a su día a día

La campaña cuenta la historia de superación de tres pacientes que han desarrollado espasticidad tras haber sufrido un ictus, mediante testimonios audiovisuales. "La espasticidad no les permitía llevara cabo sus pasiones. Detrás de un pequeño objeto pueden esconderse enormes logros. A través de la campaña, desde la SERMEF queremos lanzar un mensaje de apoyo y esperanza a las personas que tienen espasticidad post-ictus y a sus familias, porque se puede tratar con Rehabilitación y con la implicación del paciente en su recuperación", ha remarcado Carolina de Miguel.

Recomendamos