57 detenidos por extorsionar a usuarios de web de servicios sexuales

Imagen de agentes durante el operativo policial
Imagen de agentes durante el operativo policial |Policía Nacional

La Policía Nacional ha detenido a 57 personas que, a través de una aplicación de mensajería y mediante llamadas telefónicas, extorsionaban presuntamente a usuarios de páginas webs de servicios sexuales.

A este grupo criminal se le imputan un total de 243 delitos de amenazas condicionales con ánimo de lucro, según ha informado la Policía, que destaca que solicitaban a sus víctimas cantidades que oscilaban entre los 100 y los 80.000 euros, llegando a obtener cerca de 650.000 euros con sus actividades ilícitas.

Esta organización operaba en todo el territorio nacional, aunque sus máximos responsables se encontraban en Madrid, Málaga y Valencia y su modus operandi consistía en insertar anuncios falsos en páginas webs de contactos sexuales.

Modus operandi

Las víctimas contactaban a través de una aplicación de mensajería instantánea y, pasado unos días, el supuesto responsable de la casa de citas volvía a contactar con los usuarios, a los que recriminaba que no hubieran acudido a la cita con las chicas y les exigía el dinero por el tiempo perdido.

Mediante intimidaciones y amenazas, las víctimas pagaban el dinero que se les exigía creyendo que, con ello, pondrían fin a la situación.

Sin embargo, posteriormente volvían a recibir amenazas con el objetivo de que pagaran más dinero, proceso que se repetía hasta que, finalmente, los usuarios interponían una denuncia e ignoraban las llamadas y los mensajes.

Operativo, en tres fases

La operación se ha llevado a cabo en tres fases debido al volumen de personas implicadas.

En la primera de ellas se detuvo a los principales integrantes del grupo criminal, encargados de la dirección y ejecución de las extorsiones.

Posteriormente, se procedió a la detención de los colaboradores más activos, responsables de las tareas de localización y captación de cobradores de dinero,

Durante una segunda fase, los agentes detuvieron a la práctica totalidad de los receptores del dinero, resultando que alguno de ellos había sido víctima del grupo.

En una tercera y última fase, se completó el desarrollo de la operación, practicándose las últimas detenciones e imputaciones.

Las declaraciones de los implicados han permitido descubrir el férreo control que ejercían los responsables del grupo sobre los integrantes de los demás escalones de la trama.

Algunos de los detenidos tenían antecedentes por hechos similares y los principales responsables son personas de origen africano y de la República Dominicana.

El resto eran, en su mayoría, españoles residentes en la provincia de Valencia, donde se llevó a cabo la mayor parte de las detenciones seguida de las ciudades de Madrid y Málaga.