Más de 100.000 perros dejarán de ser considerados peligrosos en España con la nueva Ley de Bienestar Animal

Un ejemplar de perro rottweiler, catalogado como raza peligrosa
Un ejemplar de perro rottweiler, catalogado como raza peligrosa

Más de 100.000 perros dejarán de ser considerados "potencialmente peligrosos" si prospera el cambio de legislación que prepara el Gobierno y que espera presentar en el mes de mayo, según la Real Sociedad Canina Española (RSCE) que celebra que los canes dejarán de ser estigmatizados por esta nomenclatura que los "criminaliza".

Según los cálculos de la organización canina en España hay registrados más de 100.000 ejemplares de las razas consideradas potencialmente peligrosas que supone una "estigmatización" tanto a ellos como a sus dueños. En concreto, la normativa vigente califica en esta categoría a ocho razas de perros de las que la RSCE tiene registros de siete de ellas por lo que calcula que esta cifra es una buena aproximación a la realidad numérica de ejemplares de estas razas en España.

Este niño de 7 años le escribe una carta a su pitbull: "Eres muy especial para mí"
Este niño de 7 años le escribe una carta a su pitbull: "Eres muy especial para mí"
Este niño de 7 años le escribe una carta a su pitbull: "Eres muy especial para mí"

Este niño de 7 años le escribe una carta a su pitbull: "Eres muy especial para mí"

El director general de Derechos de los Animales, Sergio García Torres, anunció esta medida esta misma semana en la I Jornada Política de la RSCE, 'Hacia una nueva Ley de Bienestar Animal', de modo que la próxima normativa acabaría con esta denominación. Precisamente, se trata de una de las principales peticiones de la Canina, que ya el pasado año, en sus 10 iniciativas legislativas, propuso la derogación del 'Perro Potencialmente Peligroso' (PPP).

Actualmente, la figura del PPP queda recogida en el Real Decreto 287/2002, en su Anexo I, donde se incluyen ocho razas caninas como 'potencialmente peligrosas'. De ellas, siete forman parte de los registros de la RSCE, de forma que el número aproximado de perros estas razas (de los registrados en el Libro de Orígenes Español, LOE) que se podrían beneficiar de un cambio de la legislación sería de unos 40.000.

A ellos habría que sumar, como mínimo, otras ocho razas que aparecen en diferentes regulaciones autonómicas y que arrojarían un número adicional de 31.000 perros más. Pero si a esos 71.000 ejemplares se sumaran aquellos que responden a los criterios del Anexo II de la legislación actual, incluyendo a los mestizos, se alcanzaría una cifra muy por encima de 100.000 perros, precisa la RSCE.

De aprobarse la normativa, los perros serían catalogados de manera individual y no por su raza, para atender no a sus características físicas sino de temperamento y conducta.

El presidente de la RSCE, Julián Hernández, considera que "legislar sobre potencialidades implica establecer unas generalidades que, además de ser injustas, han propiciado la criminalización y la marginación social de determinadas razas y, por ende, de sus tutores. Esperamos que, con este cambio de Ley que nos anunció el director general de Derechos de los Animales en primicia, por fin pueda cambiar esta situación".

En la jornada, García Torres anunció que el Gobierno espera presentar el próximo mes de mayo un anteproyecto de ley para modificar la Ley 50/99 sobre animales potencialmente peligrosos para fijarse en el comportamiento individual de los animales de compañía sin tener en cuenta "la raza concreta con la que ha nacido" y evitar así prejuicios "injustos". La norma establecerá un mecanismo de validación de comportamiento de cada ejemplar.

Además, el anteproyecto de ley prevé que los perros que necesiten algún "manejo particular" se deben educar con técnicas de mejora de comportamiento para que dejen de ser peligrosos.

García Torres explicó los cambios normativos que conllevará la ley de Bienestar animal que prepara el Ejecutivo y durante la jornada, la RSCE solicitó al representante del Gobierno una nueva ley que universalice la identificación canina, educación de niños y jóvenes en valores que fomenten el respeto y la empatía animal, protección y fomento de razas autóctonas y reconocimiento al trabajo de los criadores éticos y responsable.