¿Qué es un golpe de calor y cómo podemos detectarlo? 5 remedios clave

  • Te dejamos varias recomendaciones para actuar adecuadamente en caso de sufrir un golpe de calor 
Una mujer se moja la cabeza en una fuente
Una mujer se moja la nuca en una fuente |EUROPA PRESS

Las altas temperaturas en todo el país está provocando un aumento de casos de golpes de calor, pero, ¿qué es exactamente y cómo podemos evitarlo?

Un golpe de calor se produce cuando la temperatura del cuerpo aumenta por encima de lo normal de forma rápida y no puede disminuir. Suele producirse por estar expuesto al sol o a altas temperaturas durante un tiempo prolongado o realizar actividades físicas en altas temperaturas.

Los síntomas más comunes cuando se sufre un golpe de calor son: dolor de cabeza, pulso acelerado, respiración rápida, piel seca y roja, sudoración excesiva, náuseas, sensación de debilidad, pérdida de fuerza y vómitos.

Cómo detectar un golpe de calor y  cómo actuar
Cómo detectar un golpe de calor y cómo actuar
Cómo detectar un golpe de calor y cómo actuar

Cómo detectar un golpe de calor y cómo actuar

Pero también la fiebre, los cambios en el comportamiento como confusión, balbuceo o incluso delirio y las convulsiones pueden indicar que estamos sufriendo un golpe de calor.

Para prevenirlo es muy importante beber mucha agua, al menos 2 litros al día, no hacer uso de comidas copiosas y no beber alcohol o bebidas azucaradas ya que favorecen la deshidratación del organismo.

Los 7 síntomas del golpe de calor que debemos vigilar
Los 7 síntomas del golpe de calor que debemos vigilar
Los 7 síntomas del golpe de calor que debemos vigilar

Los 7 síntomas del golpe de calor que debemos vigilar

En cualquier caso, aquí te dejamos cinco remedios para tratar un golpe de calor:

  1. Buscar la sombra: lo primero del todo es apartarnos del sol y acceder a un lugar fresco para evitar que la temperatura corporal vaya a más. 
  2. Refrescarse de forma progresiva: intentar bajar de golpe la temperatura de nuestro organismo puede ser muy peligroso, por eso aplicar toallitas mojadas por el cuerpo, especialmente en la nuca y en la frente, es mejor que sumergirse en agua fría.
  3. Beber agua a pequeños sorbos y que no esté muy fría: este paso es importante ya que puede producirse una hidrocución, esto es, un cambio brusco de temperatura que puede llegar a provocar parada cardiorrespiratoria. 
  4. Tumbarse con las piernas flexionadas si hay pérdida de conocimiento: para favorecer la respiración en los casos más extremos y llamar inmediatamente al 112. 
  5. Acudir a urgencias: una vez el estado de la persona haya mejorado, es importante acudir al servicio médico de urgencias para una evaluación exhaustiva. 

Recomendamos