Investigan a un grupo criminal que organizaba cacerías en zonas protegidas

Investigan a un grupo criminal que organizaba cacerías en zonas protegidas
Investigan a un grupo criminal que organizaba cacerías en zonas protegidas |Guardia Civil

La Guardia Civil ha tomado declaración como investigados, no detenidos, a seis hombres que forman parte de un entramado delincuencial que organizaba batidas de caza en cotos y reservas cinegéticas de especial protección en las provincias de Toledo, Segovia y Ávila.

Según ha informado la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo este viernes en una nota de prensa, estas seis personas, de entre 28 y 56 años, han sido investigadas en el desarrollo de la Operación Muffler como presuntos responsables de seis delitos relativos a la protección de la flora y la fauna.

Los agentes forestales tramitaron 26 denuncias por caza ilegal en la Comunidad
Los agentes forestales tramitaron 26 denuncias por caza ilegal en la Comunidad
Los agentes forestales tramitaron 26 denuncias por caza ilegal en la Comunidad

Los agentes forestales tramitaron 26 denuncias por caza ilegal en la Comunidad

62 trofeos de caza mayor

La investigación, que ha sido desarrollada por el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona), se inició a finales de 2018 después de que en la localidad toledana de Carpio de Tajo se llevase a cabo un registro domiciliario en el que los agentes se incautaron de forma preventiva de 62 trofeos de caza mayor de dudosa procedencia, así como numerosa documentación.

El estudio y análisis de estas piezas de caza y de la documentación determinó que la persona que tenía estos trofeos en su casa era el responsable de dirigir y coordinar a un grupo de hombres dedicados a la organización ilegal de eventos de caza furtiva en zonas de protección especial, dentro y fuera de la provincia de Toledo.

El Seprona constató que este grupo era el responsable de la aparición de los restos de dos cabras montesas en la reserva regional de caza de la Sierra de Gredos, dentro del término municipal de Bohoyo (Ávila), que había sido denunciado en enero de 2019 por los guardas particulares de campo de dicho lugar.

Asimismo, comprobó que estas personas también organizaron en enero y marzo de 2019 dos jornadas de caza furtiva en la provincia de Segovia, una de ellas en El Bosque de Riofrío, un espacio natural de gran valor ecológico gestionado por Patrimonio Nacional y perteneciente al Palacio Real de Riofrío, donde abatieron dos ciervos.

La segunda se desarrolló dentro del término municipal de Valsaín, en la que también abatieron varias piezas más y también se ha confirmado su relación con otros hechos de similares características dentro del término municipal de Polán, en Toledo.