La banda china desarticulada en Madrid tenía a varias mujeres explotadas en un chalet de Pozuelo

  • El lunes 24 de mayo informamos de la operación, realizada en el polígono de Cobo Calleja
  • La organización contaba también con un chalet en Pozuelo de Alarcón utilizado para la explotación sexual de mujeres chinas

El pasado 24 de mayo informamos en Telemadrid sobre una operación de la Guardia Civil en la que se desarticuló una banda china que defraudó al fisco y blanqueó más de 105 millones de euros entre 2010 y 2017. En el balance final hecho por la Benemérita, se indica que se ha detenido a quince personas. También se han efectuado 29 registros, la mayoría en el distrito de Usera de Madrid y en la localidad madrileña de Fuenlabrada, concretamente en el polígono de Cobo Calleja.

La organización contaba también con un chalet en Pozuelo de Alarcón utilizado para la explotación sexual de mujeres chinas, seis de las cuales han sido liberadas, que vivían hacinadas en una habitación en condiciones de salubridad bastante precarias y vigiladas por cámaras de seguridad por sus explotadores que residían en otra parte del inmueble.

Estas mujeres han quedado bajo la tutela de una ONG apoyadas por intérpretes de su idioma, informa la Dirección General de la Guardia Civil.

Se trata de la operación Caisheng llevada a cabo en Madrid y Barcelona por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil junto con Europol y la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de la Agencia Tributaria, en la que además de los arrestados figuran como investigadas otras quince personas.

Estas actuaciones están bajo la dirección y coordinación de la Fiscalía Anticorrupción y el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional que ordenó los registros practicados en domicilios, asesorías fiscales, locales comerciales y naves industriales, al igual que los requerimientos de documentación a varias sociedades y a 24 entidades bancarias.

En los registros han sido intervenidos cerca de 500.000 euros en efectivo, joyas y otros efectos de gran valor económico y de interés para la investigación.

Investigación desde 2018

La misma se inició en 2018 por la Fiscalía Anticorrupción y tiene su origen en un expediente sancionador que el Comité Permanente del Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales inició contra una entidad bancaria por una posible infracción a la ley que regula esta materia.

En el citado expediente se denunciaba la operativa llevada a cabo por cientos de clientes que realizaban ingresos en efectivo de fondos de origen desconocido para acto seguido transferirlos principalmente a China, todo ello por un importe superior a los 2.000 millones de euros.

La investigación realizada por la Guardia Civil de estos clientes ha permitido identificar un entramado de personas y sociedades relacionadas entre sí y comprobar que contaban con asesoramiento fiscal especializado siempre de la misma persona.

Los agentes han corroborado que la organización transfirió al extranjero entre 2010 y 2017 desde cuentas de sociedades instrumentales abiertas en siete entidades bancarias fondos previamente ingresados en efectivo por un valor superior a los 105 millones de euros.

La organización creó sociedades instrumentales vinculadas al sector textil sin actividad comercial alguna durante el periodo investigado, que presentaban declaraciones tributarias fraudulentas al aportar facturas falsas.

Al frente de las mismas situaban a testaferros que realizaban los ingresos del dinero en efectivo que previamente había sido recaudado por la organización.

Debido a las restricciones del sistema bancario español los miembros de la banda trataban de eludir los controles fiscales con distintas operativas de blanqueo como la denominada "shopper".

De esta forma adquirían en España artículos de lujo para ciudadanos chinos, los cuales ingresaban el pago de dichos artículos en cuentas bancarias del país asiático pero cuyos titulares residían en España.