El madrileño Santiago Sánchez sale este sábado en su ruta a pie hacia Qatar

  • Una aventura que durará 12 meses y busca concienciar sobre el problema de los residuos
Imagen del madrileño  Santiago Sánchez
Imagen del madrileño Santiago Sánchez |Europa Press

Ya lo anunció hace unas semanas, pero este sábado 8 de enero es el día del principio de toda una aventura. El madrileño Santiago Sánchez iniciará este sábado su particular reto para recorrer a pie 6.800 kilómetros desde San Sebastián de los Reyes hasta llegar a Qatar, un periplo que le llevará a atravesar 15 países y en el que tiene previsto emplear unos 12 meses.

Desde el estadio Matapiñonera

El aventurero partirá a las 10 horas de este sábado desde el estadio Matapiñonera de la localidad de San Sebastián de los Reyes para llevar a cabo su iniciativa 'Destino Qatar', en la que ha contado con el apoyo y la ayuda del Ayuntamiento, "que ha realizado múltiples gestiones con entidades y empresas que ya están colaborando".

Desde el Consistorio municipal también se insta a los vecinos de la localidad a acudir a despedirle y desearle la mejor fortuna en esta empresa, que también cuenta con un componente de conservación medioambiental.

Sánchez prevé llegar a Doha a finales de 2022, coincidiendo con la celebración del Mundial de fútbol de Qatar, donde acudirá a algún encuentro para apoyar a la selección española. Por el camino, recogerá residuos y plantará árboles, entre otros gestos de conservación del medioambiente.

Durante 12 meses, Santiago irá recogiendo residuos y plantando árboles por el camino hacia Qatar

Este vecino ya protagonizó un reto similar que le llevó en 2019 desde Alcalá de Henares hasta Arabia Saudita en bicicleta, un camino durante el que fue recogiendo residuos. "En esta ocasión, además de ir recogiendo residuos, me gustaría ir plantando árboles a lo largo de mi camino, muchos en solitario y otros en compañía ya sean con el apoyo de escuelas, centros o personas que se crucen en mi camino", ha explicado el interesado.

"Con esto quiero motivar e inspirar a las personas a cuidar el planeta donde vivimos y que esto valores se traduzcan en un necesario cuidado para vivir aquí en la tierra. Quiero transmitir el mensaje de que se puede llegar lejos caminando y que se puede vivir con poco, cuidando la tierra que pisamos. Las fronteras más grandes son las mentales y que, `quién quiere, ¡puede!", ha subrayado.