El excomisario Villarejo, este viernes de nuevo ante el juez

Excomisario Villarejo
Excomisario Villarejo |Telemadrid

El excomisario José Villarejo vuelve a comparecer ante el juez para contar su versión sobre tres de los supuestos encargos por los que fue contratado, como el relativo al presunto espionaje al expresidente de Sacyr Luis del Rivero, que habrían encargado los exjefes de seguridad de CaixaBank y Repsol.

Lo hará por videoconferencia desde la cárcel de Estremera (Madrid), donde permanece de manera preventiva desde noviembre de 2017 en el marco del caso Tándem, que acumula una treintena de líneas de investigación sobre sus supuestos encargos de espionaje.

Por tres de esas líneas de investigación está citado este viernes Villarejo, que declarará a petición propia ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón.

Una de ellas es en la que se investiga el presunto encargo de los antiguos responsables de seguridad de Repsol y Caixabank para espiar al expresidente de Sacyr Luis del Rivero entre 2011 y 2012 cuando intentaba conseguir casi un tercio de las acciones de la energética, el denominado "proyecto Wine".

Villarejo, que ha estado unos días hospitalizado por una afección en un ojo, también dará su versión sobre si fue o no contratado por el empresario Javier López Madrid, yerno del expresidente de OHL Juan Miguel Villar Mir, para hostigar a la doctora Elisa Pinto e impedir que denunciase al primero y, una vez que lo había hecho, intentar desacreditarla para que su denuncia no triunfase.

López Madrid lo negó y Villarejo siempre lo ha hecho en el marco de la causa que la dermatóloga tiene contra ellos en un juzgado de Madrid, pero en el registro a su domicilio se hallaron documentos y anotaciones relacionadas con la doctora y grabaciones donde el excomisario habla acerca del episodio del presunto apuñalamiento de Pinto.

El tercer encargo por el que será interrogado es el que presuntamente le hizo en 2011 el expresidente de la empresa de detergentes Persán José Moya para espiar al exdueño de la constructora Martín-Fadesa, un asunto en el que también estaría involucrado el exsenador del PSOE Francisco Rodríguez Martín.