Más de 100 denuncias para poder ver a sus hijos en Meco

Se triplica en España el número de custodias compartidas
Padre e Hijo (ARCHIVO) |Telemadrid

José Manuel Méndez tienes 42 años y vive en Meco. Leva un año luchando para poder ver a sus hijos tras interponer 102 denuncias contra su exmujer ante la Guardia Civil por incumplimiento del régimen de visitas, según publica el diario digital miracorredor.tv

Una vez iniciado este proceso, su exmujer le denunció por malos tratos por unos hechos que, según la misma, ocurrieron supuestamente "unos tres o cuatro años atrás", pero la denuncia no se sostenía y fue archivada tanto en el juzgado de guardia como en el de violencia contra la mujer, al carecer de pruebas y de fundamento.

"Desde el mismo día que le dije a mis hijos que iba a pedir la custodia compartida ya no los he vuelto a ver"

Ahora se encuentra inmerso en un proceso legal para conseguir la custodia absoluta de sus dos hijos, de nueve y once años de edad, tras los continuos incumplimientos de la madre de la custodia compartida por semanas."Desde el mismo día que le dije a mis hijos que iba a pedir la custodia compartida ya no los he vuelto a ver. Mis hijos siempre se mostraron felices conmigo, por lo que a ellos les pareció bien. Eso fue el 19 de febrero de 2019", cuenta en exclusiva a MiraCorredor el afectado.

Su abogada, Paula Vicente, del despacho Magnum Abogados, de Alcalá de Henares, detalla a este medio que en ese momento la madre "empezó a entorpecer y a prohibir el régimen de visitas de sus hijos con el progenitor no custodio así como a incumplir las comunicaciones diarias del padre con sus hijos, bloqueando a éste del móvil y no respondiendo a los correos electrónicos, siendo las únicas vías disponibles para que nuestro cliente sepa del estado de sus hijos".

Por este hecho, José Manuel interpuso una demanda de ejecución a fin de hacer cumplir la sentencia de divorcio, pero la parte contraria se opuso, "alegando motivos infundados e inciertos, que demuestran una clara alineación de síndrome monoparental a favor de la progenitora, siendo desestimada su oposición con condena en costas a la misma", explica la letrada a miracorredor.tv.

"Se interpone querella criminal contra la madre de los menores por desobediencia a la autoridad"

"Dados los incumplimientos, este despacho tuvo que ampliar la demanda de ejecución a fin de acreditar que, a pesar de existir un auto que le insta a cumplir el convenio regulador firmado y ratificado por las partes, la progenitora sigue incumpliendo el régimen de visitas y las comunicaciones diarias y se dirige únicamente al progenitor no custodio cuando hay que abonar cualquier pago extraordinario de los menores", añade la abogada.

"Viendo el reiterado incumplimiento, igualmente y de forma paralela al procedimiento de ejecución, se interpone querella criminal contra la madre de los menores por desobediencia a la autoridad ya que sigue incumpliendo de forma reiterada el convenio de divorcio", indica Paula Vicente. Actualmente, este procedimiento está en fase previa de declaración de las partes; por el contrario, el procedimiento de ejecución se encuentra a la espera de que el juez pueda valorar la ampliación a la demanda.

"Obviamente hemos solicitado un cambio en la guarda y custodia de los menores para que la misma sea atribuida a nuestro cliente y la progenitora tenga un régimen de visitas con sus hijos como el que actualmente tiene José Manuel, por el miedo a que en el momento que vuelva a tenerles se niegue a devolverlos en compañía de su progenitor y pueda desembocar en un posible rapto de menores», según la abogada.

"Llevo sin estar con ellos un año"

José Manuel, que ahora reside en Chiloeches (Guadalajara) asegura que sólo ve a los pequeños a la salida del colegio, "donde se presenta la madre, los recoge y se los lleva, los veo dos minutos, llevo sin estar con ellos un año".

"Ninguno de mis hijos me habla y tampoco quieren saber nada de sus abuelos. Mi exmujer ha enviado escritos a la juez para decirle que son los niños los que no quieren irse conmigo porque no les cuido, unas barbaridades impresionantes, que si les maltrato, etc., y todo ha sido desestimado. Está utilizando malas artes, no sabe ya lo que hacer. Ella se piensa que es la única que tiene derecho, los quiere para ella. Lo intentó con la violencia de género y como no le salió está inventando trucos pero se los ha desestimado la juez. Ha llegado a denunciar falsamente, incluso, a miembros de semifamilia y de mi entorno que me apoyaron", relata.

Según su testimonio, "ha sido un daño para toda la familia, aunque te echen una mano, ya tienes que ir a un psicólogo, tienes que pedir ayuda porque es insoportable, y lo peor es lo que están sufriendo unos niños, que están siendo manipulados y utilizados por su madre, son criaturas que no tienen culpa de nada. Yo voy a por la custodia total, estoy luchando por eso".